La droga que despierta a “gigantes dormidos”

35

Por Estefanhy Cantié

La cocaína no genera el mismo efecto en todos. La presencia de trastornos de personalidad preexistentes predispone al consumidor a verse más afectado, no solo en cuanto al agravamiento de su condición psicológica, explicó el doctor Manuel Fresco.

El psiquiatra y psicoanalista Manuel Fresco, director del Centro Nacional de Control de Adicciones, nos explicó los efectos y riesgos de consumo de la cocaína, desde el punto de vista de diversos factores. La incidencia de la droga depende el tipo de paciente ante el cual nos encontremos. Si estamos ante un consumidor menor de edad o un adulto, ante un paciente con trastornos de personalidad o con buenas condiciones de salud, y, por último, depende de qué tipo de cocaína esté siendo consumido.

En la actualidad, hay dos formas de presentación de la cocaína. Una es el clorhidrato de cocaína, que es, en términos más sencillos, el polvo blanco que se aspira por la nariz. La otra forma son las llamadas cocaínas fumables, que se conocen con distintos nombres: crack, pasta base, chespi, etcétera. El clorhidrato de cocaína (polvo blanco), no se puede fumar porque cuando se quema, no tiene acción como droga.

Según el doctor Manuel Fresco, inhalar cocaína tiene una capacidad adictiva mucho menor que fumar cocaína, puesla cocaína fumable es mucho más adictiva.

Riesgos del consumo

Eso no significa que los riesgos no sean grandes en ambas formas de consumo. Los efectos dependerán de la cantidad que se consume, y de las características del consumidor. La situación no es igual si el consumidor es un chico de 12 años que comienza a consumir, o si es una persona de 25 años que comienza a consumir. Las diferencias tienen que ver con la edad de inicio, y la vulnerabilidad desde el punto de vista orgánico y también psicológico, que es mayor en el niño. Es en este punto donde se deben comenzar a considerar también las características de personalidad del consumidor.

El efecto de la droga es muy diferente en una persona con una personalidad saludable que comienza a consumir cocaína, que una persona que ya tiene un trastorno de personalidad o algún tipo de trastorno mental preexistente.

Cuando una persona que ya tiene un trastorno mental consume drogas, ese trastorno se agrava, volviendose el consumo también más grave, no solamente en cuanto a la adicción, sino en cuanto a la intensificación de los síntomas de su trastorno. “Una persona puede tener un trastorno de personalidad paranoide, una persona muy celosa, por ejemplo, comienza a consumir cocaína y es casi seguro que va a terminar con un delirio persecutorio o celotípico. Esto es porque va a tener una sicosis por cocaína”, ejemplifica el terapeuta.

¿Hay diferencias en los efectos de la cocaína fumable y la cocaína en polvo?

-La diferencia está en la intensidad del efecto estimulador, y el tiempo de duración. La cocaina fumable inicia su efecto más rápido, pero dura muy poco tiempo. Entonces, en 20 o 30 minutos, la persona ya está queriendo la siguiente dosis. La cocaína en polvo tiene un nivel de tolerancia sin consumo mucho mayor.

¿Cuál es el rango entre un primer consumo y un estado de adicción?

-Eso depende del terreno fértil. Una persona vulnerable se vuelve adicta mucho más rápidamente que una persona que no tiene factores de riesgo.

¿Cuáles son estos factores? -La genética, la vulnerabilidad sicológica, la historia y la situación actual.

El médico explica que con temas referentes a la adicción, no hay posibilidades de tener una matemática. “Dos más dos, no siempre da cuatro en materia de drogadicción. Hay personas que consumen cocaína de manera recreativa por año y no generan adicción. Todo es muy relativo y depende del organismo y la siquis de cada individuo”.

¿Poniendo la cocaína en comparación con la marihuana, es cierto que la marihuana no es en realidad tan adictiva en comparación con otras drogas más fuertes?

-Cualquier sustancia química es adictiva. La Organización Mundial de la Salud define droga como cualquier sustancia química, natural o sintética, que una vez que ingresa al organismo provoca cambios, y estos pueden ser emocionales, físicos, etc. Todos los químicos tienen un origen en la naturaleza o un origen en el laboratorio industrial. El café tiene cafeína, el tabaco tiene nicotina y ambas son plantas. Osea, eso de que la marihuana no tiene químicos es solo marketin. Mucha gente vende la marihuana como si fuera un producto natural, anodino. No es tan así. Entiendo que hay gente que puede fumarla y no tiene problemas, así como hay gente que toma alcohol y no tiene problemas. Todo depende del terreno.

¿Se puede tener dependencia exclusivamente de la marihuana?

-Sí, uno puede tener problemas de dependencia exclusivamente con la marihuana y acorde a la cantidad que fumes. No es lo mismo fumar un “finito”, que un “caño”. Es igual que la cerveza, no es igual que tomes un par de cervezas para cenar a que empieces a tomar desde el almuerzo.

En Paraguay, ¿existe el consumo de cocaína en menores?

-También hay cocaína en menores, pero no tanto de clorhidrato de cocaína (polvo). Lo que pasa es que para la población menor que consume es más fácil fumar, porque generalmente están en situación de calle, y el chespi, paco, piedrita o como le llamen es más accesible económicamente en la calle. El menor más pequeño que hemos internado tenia 8 años, y era un chico en situación de calle, que vivía con un grupo de consumidores. El chico muy pequeño que consume drogas generalmente tiene una situación de riesgo muy grave.

Si usted conoce a una persona, ya sea menor o adulta, que está lidiando con una adicción a las drogas en su entorno más cercano, no dude en comunicarse con el doctor Manuel Fresco al Centro Nacional de Control de Adicciones, del Ministerio de Salud.

Las consultas y tratamientos son gratuitos, e incluyen internación. El teléfono es el (021) 298-352.

Se tienen dos unidades de internación con 15 camas cada una, una de menores y una de adultos. Se cuenta con atención en los servicios de siquiatría y sicología.

COMENTARIOS