Ya no habrá excedente en 2023 con actual ritmo de consumo, vaticinan

65

Christine Folch, profesora del Departamento de Antropología Cultural de la Universidad de Duke (EE.UU.), estima que en el 2023 al Paraguay ya no le quedará excedente que vender en Itaipú.

Folch es profesora del Departamento de Antropología Cultural de la Universidad de Duke (EE.UU.) y principal investigadora, así como redactora del documento “Itaipú Post-2023: Inversión Estratégica para el Desarrollo del Paraguay”.

El trabajo, que ya fue anunciado en una entrevista con ABC Color del 10 de abril pasado, será presentado mañana, de 8 a 10, en la Sala de Posgrado 2 (bloque B) de la Facultad Politécnica, UNA- Campus San Lorenzo.

Añaden que “la entrada será libre y gratuita”, pero piden a los interesados que antes se inscriban en la siguiente dirección electrónica: cllamosas@pol.una.py

De acuerdo con el resumen que adelantó a la prensa el equipo liderado por Christine Folch, el pronóstico de referencia se basa en el ritmo de crecimiento del consumo del mercado nacional en los últimos diez años.

“En 10 años, Paraguay aumentó el uso de energía a tal punto que para 2023 no tendrá excedente que vender”, advierte la investigadora.

Agregaba que ese aumento responde al consumo residencial y que si la energía excedente paraguaya fuera utilizada en la industria, “entonces se podría estimular una transición energética y un crecimiento económico sustentable y sostenible”.

“Además, en vez de depender de los impuestos, los gastos corrientes estatales también son pagados por los beneficios de la represa, debilitando la posibilidad de generar un desarrollo sustentable y sostenible”, se lee en otro párrafo del resumen que adelantó a la prensa a través de sus promotores.

Recordemos que el 13 de agosto de 2023, el Tratado de Itaipú cumple 50 años de vigencia y que, de acuerdo con el numeral VI-Revisión del Anexo C (bases financieras y de prestación del servicio de electricidad), las Altas Partes Contratantes podrán “revisar” las disposiciones de este documento, entre ellas, las que impiden a nuestro país vender su excedente en Itaipú a precios de mercado.

Según fuentes locales, en la década comprendida entre el 2005 y el 2015, la demanda máxima de potencia del Sistema interconectado Nacional subió de 1.354 MW a 2.656 MW, o sea un 96,15% o sea 9,62% anual en promedio.

El Plan Maestro de la ANDE, en su estudio, pronostica cuatro posibles escenarios: Bajo o con un crecimiento bajo, con un consumo de 3.680 MW. Medio, con 4.360 MW y Alto I y II con 5.039 y 6.223 MW. Si cotejamos estas cantidades con la potencia instalada que corresponde a nuestro país, 7.000 MW, solo con el escenario de extraordinario crecimiento estaríamos aproximándonos al 50% paraguayo en Itaipú. En el bajo, en el 2023 estaríamos usando el 52,6%. A la potencia paraguaya en Itaipú deben sumarse los 1550 MW, el 50%, de la central hidroeléctrica paraguayo-argentina de Yacyretá y los 200 MW de Acaray.

13 de agosto de 1973

El 13 de agosto de 1973, en Asunción, los ministros de Relaciones Exteriores de nuestro país y del Brasil, Raúl Sapena Pastor y Mario Gibson Barboza, intercambiaron los instrumentos de ratificación del Tratado de Itaipú, que había sido suscrito el 26 de abril de ese año en Brasilia.

El Art. VI del Anexo C del Tratado, “Bases Financieras y de Prestación de los Servicios de Electricidad …”, establece que “las disposiciones del … anexo serán revisadas después de transcurrido un plazo de cincuenta años a partir de la entrada en vigor del Tratado…”. La fecha de intercambio de los documentos de ratificación de un instrumento diplomático es la del inicio de su vigencia.

COMENTARIOS