San Joaquín: Histórico templo jesuita está en peligro de derrumbe

271

El templo jesuita de San Joaquín constituye una de las reliquias históricas más valiosas del departamento del Caaguazú y actualmente está con serios problemas en su estructura. Existe posibilidad de que se derrumbe, pero ninguna institución se preocupa por su conservación.

El templo jesuita se construyó en el año 1747 en lo que en ese entonces era una plaza de 4 hectáreas y que actualmente constituye el casco urbano de la localidad de San Joaquín, según cuenta la historia. Pero a pesar de que está declarado como “monumento histórico, cultural, arquitectónico y religioso del Paraguay”, hoy en día se encuentra abandonado.

En una parte de la pared de la iglesia se abrió un enorme boquete que pone en peligro de derrumbe total a la estructura. Además, el techo tiene goteras y en época de lluvias es imposible permanecer dentro.

Desde el 2013 los pobladores solicitan la refacción al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), a la Secretaría Nacional de Cultura (SNC) y a la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur). La respuesta que siempre reciben es que no existe presupuesto para poder realizar las obras.

El templo tiene una antigüedad de 270 años y es la única iglesia jesuita activa como parroquia en el mundo. Fue declarado patrimonio histórico por el Viceministerio de Cultura el 26 de noviembre de 2001 a través de la por Resolución Nº 56/01.

Documentos jesuitas relatan que en el año 1746 el sacerdote Sebastián de Yegros encontró a nativos tobatines en la zona y, tras relacionarse con los aborígenes, celebró la primera misa en el lugar. El 23 de junio de 1747, el gobernador español de la provincia del Paraguay, Rafael de la Moneda, concedió tierras para la fundación de la reducción jesuita.

El templo fue construido con paredes de adobe con casi un metro de grosor. Las vigas son de maderas de árboles talados con hacha y que hasta ahora siguen preservadas en el interior de la iglesia.

COMENTARIOS