Denominan “Guarani Rape” a famosa ruta de la Mentira

81

ruta-xiii-que-une-caaguazu-con-vaqueria-_859_573_1207661

El asfaltado de la Ruta XIII, conocida bajo el nombre de “ruta de la mentira”, tiene nueva denominación, despues de los largos años que pasaron hasta la concreción del pavimento.

El congreso de la nación promulgo la nueva denominación de la Ruta XIII que pasara a llamarse “Guarani Rape”.

El 17 de marzo del año 2015, la inauguración de la ruta XIII contó con la presencia del último líder ancestral indígena de los mbyá guaraní, que vio al “tape po’i” convertirse en bien ancestral.

El intendente de la ciudad de Yhú, Arturo Jara, manifestó en esa oportunidad que la actual Ruta 13, la más nueva, moderna y segura vía con que cuenta el patrimonio vial de la República, fue el camino utilizado por los guaraníes para llegar hasta el Caribe.

El Karai Miri Poty es considerado el último líder Mbya Guaraní y ese martes tuvo la oportunidad de observar cómo el tape po’i que fue trazado por sus ancestros, entre ellos su abuelo y su padre Keri, se convirtió en la ruta hu, o camino pavimentado de 64 kilómetros que une Caaguazú, Yhú y Vaquería.

El líder vive en la comunidad Miri Poty, ubicada en la frontera entre Yhú y Canindeyu. El tiempo encogió su cuerpo y permanecia muy reflexivo todo el tiempo: como si los recuerdos le caminaran en el rostro.

“El está muy contento, porque vio cómo el camino que fue abierto por sus ancestros ahora se convierte en algo valioso para la comunidad”, explicó Sara Benítez, quien vive desde hace años con esta comunidad. En los registros oficiales esta ruta se traduce en 64 km de rígido pavimento y G. 141.000 millones de inversión; pero para en la filosofía Mbya Guaraní un camino o ruta representa un bien universal, de incalculable valor, por los efectos multiplicadores que acarrea.

Para el jefe guaraní, esta ruta tiene historia: era el tape poi que sus ancestros utilizaron para expandirse y llevar su cultura desde Yhú a otros territorios. Luego de décadas de lucha por la dignidad, el líder Karai Miri Poty logró en 2007 la titulación de sus tierras ancestrales.

Aquel 17 de marzo del 2015, vestido humildemente y con el paisaje de Yhú de fondo, junto a las autoridades nacionales le tocó desatar la cinta de inauguración y observó cómo, por fin, la “Ruta de la mentira” bautizada por los blancos se convirtió en un bien tan real y tangible como las enseñanzas mbya guaraní de su padre.

Al líder Karai Miri Poty se lo considera el último líder del clan, porque su abuelo y su padre “Keri” se dedicaron de por vida a velar por el interés de la comunidad. Su último deseo es que esta ruta lleve por nombre “Guarani Rape”. De ahi surge la denominación de la Ruta XIII.

 

Se trata del tramo de 64 kilómetros que une Caaguazú con Vaquería, pasando por Yhú, cuyos pobladores aguardaron 26 años para contar con una ruta de todo tiempo que les permita mayores oportunidades de desarrollo en esa zona del país. Las obras comenzaron en 2010 durante el gobierno de Fernando Lugo y finalizado en el presente ejercicio.

Entre los principales motivos del retraso del proyecto figuran reiteradas promesas incumplidas de las autoridades de turno, así como irregularidades detectadas en las empresas adjudicadas, por lo que hubo rescisión de contratos, en otros casos hubo retraso en el pago a constructoras que se fueron regularizando para finalmente retomar el proyecto y que contó con la presencia del presidente Horacio Cartes.

Entre las obras adicionales se destaca el cambio de 4.000 metros de cañerías de agua potable gestionados por las Comisiones de Saneamiento de Yhú y Vaquería. Además se pavimentaron calles de las ciudades de Caaguazú, Yhú y Vaquería y el acceso al Hospital Indígena. De las 400 personas que trabajaron en las obras, 150 corresponden a la zona de influencia de dicha ruta.

El primer tramo, adjudicado en el 2012, fue ejecutado por las empresas Benito Roggio, Talavera y Ortellado, Tecnoedil, Construpar y Heisecke. El tramo 2, que costó G. 156.126.609.585, fue ejecutado por Concret Mix, Ocho A SA, Construpar SA y Constructora Heisecke. Los responsables piden que el Ministerio de Obras Públicas cumpla con el mantenimiento periódico para que pueda conservarse en perfecto estado.

COMENTARIOS