Matan a balazos a dos policías en una hacienda en Caaguazú

15

 

IMG_2359
Dos efectivos policiales fueron asesinados a tiros en una hacienda ubicada en la colonia Bella Vista de Yhú, Caaguazú. Una estructura criminal dedicada al tráfico de rollos y marihuana habría ordenado el cobarde ataque.

Las víctimas fatales fueron identificadas como el suboficial 1° Ubaldo Remigio Aguilar Benítez y el suboficial ayudante Francisco Benítez Benítez, ambos del Grupo Especial de Operaciones (GEO), dependiente de la jefatura de Policía del departamento de Caaguazú.

En tanto que resultó con herida de bala en la pierna Antonio Jorge Daniel Cantero (35), mientras que su compañera de trabajo Celia Ramona Guachiré Medina (37), salió ilesa. Estos dos son empleados de la firma “Agricom”, dedicada a la venta de implementos agrícolas, quienes casualmente se encontraban en el lugar y ahora son testigos claves del asesinato, señalaron.

La propiedad donde ocurrió el sangriento ataque pertenece a la señora Alba Núñez y tiene una extensión de 8.000 mil hectáreas, de los cuales unos 7.000 son montes en estado natural. A raíz de las constantes invasiones de campesinos autodenominados “campesinos sin tierra”, y a pedido de la misma dueña, la policía destinó a cuatro uniformados para custodiar el lugar y utilizaban el último retiro de la hacienda como base.

De acuerdo a los uniformados, a comienzos de este año unos 100 campesinos invadieron la zona más rica en madera de la propiedad, con la intención de talar los árboles y plantar marihuana. Sin embargo, el 9 de marzo pasado, los dueños consiguieron la orden para desalojar a los intrusos, pero unas semanas más tarde, otro grupo de desconocidos volvió a ingresar al mismo sitio y nuevamente fue expulsado. Durante este procedimiento 9 personas fueron detenidas, pero luego quedaron en libertad, por disposición de la Fiscalía, señalaron.

A raíz de estas situaciones nunca menguaron las tensiones en el lugar, ya que siempre estaba latente la posibilidad de una nueva invasión, lo que justificaba la presencia policial en la hacienda, explicaron.

Según el informe oficial del caso, poco después de las 20:00 del viernes llegaron hasta el retiro los dos empleados de la firma “Agricom”, para preguntar a los uniformados cual era el camino más rápido para llegar a Curuguaty. Sin embargo, los agentes les explicaron que la zona era muy peligrosa de noche y era mejor pernoctar en el sitio y continuar el viaje en horas de la mañana.

Pero, alrededor de las 23:30, cuando terminaban de cenar y estaban acomodando los utensilios irrumpieron en el retiro dos jóvenes, ambos flacos y altos, armados con pistolas y acribillaron por la espalda a los dos agentes, quienes cayeron muertos en la cocina. Durante el tiroteo, Cantero también fue alcanzado por un disparo en la pierna.

Los criminales tomaron dos fusiles Galil, con sus correspondientes cargadores y municiones, a más de las dos pistolas de los fallecidos y antes de escapar del lugar maniataron a los sobrevivientes.

Recién en la mañana de ayer, la mujer logró desatarse y alertó a la Policía de lo ocurrido. Inmediatamente, un grupo de 150 uniformados al mando del jefe de Policía, comisario principal Antolín Gómez fue enviado a la zona para intentar capturar a los criminales y recuperar las armas robadas. En tanto que los sobrevivientes fueron derivados a un centro asistencial de Sidepar, donde quedaron internados y bajo custodia policial, informaron fuentes de la jefatura de Caaguazú.

Ataque en zona conflictiva

El ministro del Interior, Lorenzo Lezcano-foto- ordenó el envío a la zona del hecho de agentes de Investigación de Delitos de la capital para ayudar en las pesquisas, ya que existen varias hipótesis sobre las circunstancias en que ocurrió el doble crimen, explicó.

El secretario de Estado confirmó que la región es muy conflictiva debido a la presencia de traficantes de rollos y de la “macoña” y que en más de una oportunidad ya intentaron invadir la propiedad. “Es una situación bastante compleja lo que se da en la zona en el aspecto de seguridad”, explicó Lezcano.

COMENTARIOS