Para ser elegido senador se precisan casi 50.000 votos

62

Los candidatos a ocupar un curul en la Cámara Alta deben orillar los 50.000 votos para poder acceder a una de las 45 bancas que estarán en disputa el 22 de abril del próximo año, cuando se celebren las elecciones generales.

Ello se desprende de las elecciones del 2013, donde el último en acceder al Senado fue Roberto Acevedo, del PLRA, quien obtuvo 45.235 votos. A Acevedo le bastaron esos votos e incluso llegó a presidir el Congreso por un periodo.

En el otro extremo está Lilian Samaniego, de la ANR, quien ingresó como número uno con 865.206 votos, según los datos finales del TSJE.

Los votos obtenidos por el último senador representan el 1,87% de los 2.411.109 ciudadanos que acudieron a las urnas en abril de 2013 cuando se obtuvo una participación del 68,57% de los habilitados para votar.

Dicho porcentaje subirá algo por el crecimiento del padrón. De los 3.516.275 habilitados para las generales del 2013, la cifra subió para el próximo año a 4.260.816, según el padrón oficial presentado por el TSJE.

quiÉnes pueden. El porcentaje de votos que se deben obtener para ingresar al Senado parece ser bajo. Sin embargo, se imponen las listas sábana y no todos tienen las mismas oportunidades en las elecciones, tanto internas como generales.

La balanza se inclina generalmente a favor de aquellos postulantes que hayan realizado mayor inversión financiera en sus respectivas campañas.

Allí se entra en un campo nebuloso debido a que, si bien existe una legislación al respecto, es muy difícil que los organismos pertinentes ejerzan un control sobre la cantidad de dinero invertido en las campañas electorales, y más aún en las internas partidarias donde se cocinan realmente las listas.

El control se hace aún más difícil y se convierte en campo minado a la hora de determinar el origen de los recursos financieros utilizados en proselitismo.

Este hecho puede permitir el ingreso de dinero del crimen organizado, específicamente, de sectores vinculados al narcotráfico, en apoyo de una u otra candidatura.

Hay denuncias sobre esto, pero casi nunca se llega a una investigación profunda y mucho menos a resultados que puedan anular unas elecciones o al menos inhabilitar a algún candidato.

Cuánto cuesta. Si bien no existen cifras oficiales, dirigentes políticos coinciden en que ingresar a una banca del Senado tiene un costo promedio de USD 1 millón. Este monto baja algo cuando se trata de las bancas para la Cámara de Diputados.

Ello depende de la ubicación del candidato en el listado de su movimiento o partido político.

Por ello, las reglas de juego no son iguales para todos, debido a que mientras los oficialistas utilizan el aparato estatal a su favor, los otros compiten sin ese importante apoyo logístico.

COMENTARIOS