“La mejor empresa es la que permite que todos brinden ideas”

47

 

Miguel Benítez

TW: @maikbenz

Jeff Hoffman fue el fundador de múltiples negocios y startups, como Priceline.com. Además, asesora a la Casa Blanca y a las Naciones Unidas en temas económicos y de emprendedurismo.

 

El empresario estadounidense, embajador de la Red Global de Emprendedores (GEN por sus siglas en inglés), es el protagonista principal de la Semana del Emprendedurismo, organizada por el Banco Atlas y que se extiende hasta mañana. Mientras disfrutaba unas tradicionales chipitas, el orador y CEO consagrado brindó una entrevista a ÚH, en la que destacó que la jerarquía laboral ha cambiado y que los jóvenes hoy requieren líderes, antes que jefes.

–¿Cuál es su consejo para las personas que quieren emprender?

–Tienen que identificar el problema que quieren solucionar. Vemos mucha gente que quiere ser emprendedora, pero no ha escogido aún el problema que quiere solucionar. Hay un montón de cosas en el mundo que necesitan ser arregladas. La cuestión más importante, antes de empezar un negocio, es encontrar un problema que tú crees que puedes solucionar. Haz toda la investigación sobre ese problema, asegúrate de que es un verdadero problema, un problema real y convéncete a ti mismo de que lo puedes arreglar, antes de empezar tu negocio.

–¿Cómo deben ser hoy los líderes de las compañías? ¿Ve una gran diferencia entre los jefes y líderes?

–Es un mundo completamente diferente y la razón es por la Generación del Milenio. Ustedes tienen un país con el 60% de la población en sus veintes o menores. Esta generación tiene necesidades e intereses muy diferentes, lo vemos en todo el mundo. Hablé con los jóvenes durante esta visita, sus requerimientos para liderarlos son diferentes a los que eran antes. Se preocupan por los valores. Por ejemplo, quieren saber que el banco para el que trabajan realmente se preocupa por la comunidad y va a hacer una contribución más grande, que solo servicios bancarios.

–¿Qué buscan los jóvenes?

–Se preocupan por las experiencias, quieren crecer, quieren aprender, quieren estar involucrados en cosas que las hagan mejores personas. Es diferente liderar a esta generación de jóvenes. Tienes que ser más abierto en lo que se refiere a la jerarquía no tradicional. Cuando yo crecía, las grandes compañías aceptaban que la inteligencia sustentaba la jerarquía, lo que no resultaba cierto. Mi jefe no era tan brillante, pero esa era la jerarquía de antes. En el mundo actual, como líder tienes que aceptar que una idea brillante puede venir de cualquier empleado y tienes que estar abierto a eso. Si yo soy ingeniero y tengo una idea sobre márketing, la mayoría de las empresas dirían que no es mi problema, que se lo deje al departamento de Márketing. Las compañías más innovadoras y con personas más talentosas son las que dirían “siéntate, quiero escucharte”. Ese es el estilo de liderazgo que las mejores compañías tienen hoy. Abren sus puertas y sus mentes, no importa cuál es tu título. Si tienes una idea, te escuchan.

–¿Qué opina sobre el gran bono demográfico que tiene Paraguay?

–Ustedes tienen una enorme oportunidad. La mayoría de la población creció con tecnología y acceso a redes sociales. Esto es importante porque, a diferencia de generaciones anteriores, estos jóvenes buscan soluciones en todo el mundo. Creen en los cambios, mucho más que las generaciones que los antecedieron. Los países con poblaciones más jóvenes tienen más personas predispuestas a esas oportunidades y actitudes.

–¿Algún consejo final para tener un negocio exitoso?

–Uno de los más importantes es enfocarse. Demasiados negocios tratan de brindar demasiados productos y servicios a demasiados clientes. Si tu servicio es un producto, por ejemplo, que ayuda a las madres para que se queden en casa con sus hijos, entonces no hagas algo que el padre pueda usar o que la suegra pueda usar. La gente no se enfoca, trata de hacer algo para todos, demasiado temprano. Piensa en Facebook, ellos decían que si no eras un estudiante universitario, no podías entrar. Construyeron un producto para estudiantes universitarios y se quedaron enfocados. No permitieron que otros lo usen, hasta que se expandió. Pinterest solo era para compartir recetas gastronómicas. Si no cocinabas o no tenías recetas, ni siquiera hablaban contigo. Pero una vez que todos entendieron que era para compartir recetas, la gente preguntó por qué no se podría mostrar a los amigos ropas que le gustaban. Amazon solo vendía libros y nada más por siete años. Las compañías que no se enfocan, no crecen. Hay que enfocarse en hacer algo muy bien antes de expandir el negocio.

COMENTARIOS