Salud materna para evitar defectos congénitos

59

 

 

Por María Teresa Blanco

Cuando se piensa en tener un hijo, lo primero que se debe tener en cuenta es la salud de la madre. Para tener un bebé saludable, ella debe cuidar su salud como una forma de prevenir defectos congénitos graves en el niño.

En primer lugar es necesario el consumo de ácido fólico, en especial antes de la concepción y durante la primera etapa del embarazo. Por eso, toda mujer que tenga relaciones sexuales y, por tanto, pueda quedar embarazada, a pesar de que no esté planificando un embarazo, debe consumir ácido fólico todos los días.

En nuestro país, el 95% de los embarazos no son planificados y los defectos congénitos, a pesar de poder haber sido prevenidos con el consumo del ácido fólico, tienen una alta frecuencia de aparición, según los datos del Programa Nacional de Prevención de Defectos Congénitos, dependiente del Ministerio de Salud.

Lo recomendable es que toda mujer consuma 0,5 mg de ácido fólico todos los días, pero de dónde se obtiene esa cantidad es la primera pregunta que nos viene a la mente.

La mejor alternativa es consumir suplementos vitamínicos que contengan esa cantidad de ácido fólico. En el mercado farmacéutico hay varias opciones y algunas son bastantes económicas.

Otra forma es incrementando el consumo de alimentos fortificados (cereal enriquecido, pan, arroz, pasta y otros productos fortificados). Inclusive, algunos cereales están fortificados con un 100% de la cantidad recomendada diaria, por eso es importante leer la etiqueta nutricional para asegurarse de que el consumo diario sea equivalente a los 0,5 mg o 500 mcg.

El ácido fólico, vitamina B (B9), también está presente principalmente en los vegetales de hoja verde, tales como la col rizada y la espinaca, en el jugo de naranja y en los granos enriquecidos.

¿Cuándo deben incrementar la ingesta de ácido fólico las mujeres?

Está comprobado que si se toma por lo menos tres meses antes de la concepción y durante todo el primer trimestre del embarazo, se reduce el riesgo de los defectos del tubo neural (DTN) en un 70%.

Diariamente, al menos tres meses antes de la concepción y continuar con la ingesta durante el primer trimestre del embarazo, para el buen desarrollo del bebé.

¿Qué son los defectos tubo neural?

Los DTN son defectos con los que nace el bebé y ocurren al comienzo del embarazo, usualmente antes de que la mujer sepa que está embarazada. En este periodo crítico del embarazo ocurre la formación y el cierre del tubo neural. Luego, éste se convertirá en la médula espinal, cerebro y los huesos que le cubren alrededor. Los defectos del tubo neural se producen cuando hay una falla en el cierre apropiado de éste, durante los primeros 28 días después de la concepción.

Cualquier mujer que tenga relaciones sexuales puede quedar embarazada y dar a luz a un recién nacido con un DTN. Según el Ministerio de Salud, el 95% de las mujeres con embarazos con DTN no tienen una historia personal o familiar previa.

¿Cuándo se debe aumentar el consumo de ácido fólico?

Las mujeres que ya han tenido un bebé con defectos congénitos deben consumir una dosis mayor de ácido fólico (5 mg por día) para reducir la posibilidad de recurrencia en el siguiente embarazo.

Para ellas, las recomendaciones de ácido fólico, bajo prescripción médica, es diez veces más, o sea, de unos 5 mg diarios. De igual manera, se debe iniciar el consumo unos tres meses antes de la concepción y continuar durante el primer trimestre del embarazo.

Cobertura del Ministerio de Salud

El Ministerio de Salud, a través del Programa Nacional de Prevención de Defectos Congénitos, provee el ácido fólico a las mujeres que han dado a luz a un recién nacido con los defectos que pueden ser prevenidos con esta vitamina. La entrega gratuita se hace en los hospitales que efectúan el Registro de Defectos Congénitos.

Al respecto, la Dra. Marta Ascurra, jefa del Programa de Prevención de Defectos Congénitos, manifestó que la intención es proveer esta vitamina a todas las mujeres en edad reproductiva, ya sea para evitar la ocurrencia, mujeres que no han tenido hijos o, si los han tenido pero sin defectos, deben consumirlo para prevención en el siguiente embarazo una dosis de ácido fólico 0,5 mg por día.

Aclaró, sin embargo, que solo se está trabajando para evitar la recurrencia con la entrega del ácido fólico de 5mg a madres en riesgo, debido a que las licitaciones para adquirir el ácido fólico de 0,5 mg fueron declaradas desiertas para ayudar a todas las mujeres en edad reproductiva.

Factores de riesgo que favorecen el desarrollo de los DTN

• Embarazo previamente afectado con un DTN. Esto incrementa el riesgo de tener un embarazo con DTN en aproximadamente 20 veces.

• Diabetes materna pre gestacional tipo 1 y tipo 2.

• Uso de medicamentos anticonvulsivantes.

• Obesidad materna.

• Exposición a temperaturas elevadas al inicio del embarazo (Fiebre alta y prolongada).

• Mujeres en edad reproductiva que no consumieron diariamente 0.5 mg de la vitamina ácido fólico.

Los defectos del tubo neural más comunes

• Espina bífida, fusión incompleta de la médula espinal y la columna vertebral

• Anencefalia, subdesarrollo grave del cerebro.

• Encefalocele, desarrollo de una protuberancia de tejido cerebral hacia la piel causado por una abertura anormal en el cráneo.

Espina bífida

La espina bífida es uno de los defectos más comunes en nuestro país y el próximo 21 de noviembre se conmemora el “Día Internacional de la Prevención de la Espina Bífida”.

Se trata de una malformación congénita del tubo neural, que se caracteriza porque uno o varios arcos vertebrales posteriores no han fusionado correctamente durante la gestación y la médula espinal queda sin protección ósea.

COMENTARIOS