El año que revivió al rock nacional

27

Durante el 2017, variados íconos musicales pisaron suelo guaraní. Si hay un evento que marcó por haberle devuelto el empuje al rock nacional, ese fue el Reciclarte, que revivió a un gigante cultural que estaba abandonado: el José Asunción Flores.

Paraguay ha sido privilegiado en cuanto a la visita de artistas. Variados íconos musicales de diferentes rincones del mundo han llegado al corazón de América Latina a enriquecer la agenda cultural con conciertos de primer nivel.

Atrás quedaron aquellos años en los que Paraguay era un pequeño país desconocido en el que no llegaban grupos significativos. Nada queda de aquel país pequeño que los artistas importantes ni siquiera ubicaban en el mapa.

Actualmente no sorprende que los grupos de talla mundial piensen en incluir a nuestro país en sus giras.

Muestra de ello fue la riqueza artística de la que nos llenamos este año, que desde su primer mes demostró que no tendríamos nada que envidiar a las grandes capitales culturales del mundo.

Febrero arrancó con un aluvión de rescate cultural, puesuna campaña denominada Reciclarte le devolvió la vida al gigante dormido: el anfiteatro José Asunción Flores de San Bernardino.

El 18 de febrero fue la fecha elegida para que artistas nacionales como Revolber, Villagrán Bolaños, Garage 21, Salamandra, Paiko y Flou tuvieran su gran momento en la villa veraniega, con la realización del inédito festival Reciclarte, que, pese a contar con números internacionales como Nonpalidece y No te va Gustar, terminó representando el gran triunfo del rock nacional ante el público masivo, que, en su mayoría fue a escuchar a las bandas compatriotas.

Para muchas de estas agrupaciones guaraníes, Reciclarte significó el debut ante un público multitudinario.

Un poco antes, el día de los enamorados fue la excusa perfecta para traer una vez más a un artista que ya es un clásico en los escenarios paraguayos: Alejandro Lerner privilegió a los románticos en el Club Deportivo de Puerto Sajonia, en una noche cargada de baladas ideales para abrazarse y dejar que la música haga el resto.

Abril trajo consigo el momento de las adolescentes, con la presentación de la artista de Disney Soy Luna, quien cuenta con un numeroso ejército de fans teeneger en tierra guaraní, y que no dudaron en congregarse en el Jockey Club Paraguayo el 5 de abril, para corear los éxitos de la artista juvenil.

El turno de los electrónicos llegó pocas semanas después, el lunes 24 de abril, cuando nuevamente el Jockey Club se llenó de colores para recibir la nueva edición del Life in Color.

Fans del electrohouse combinaron el ritmo y el éxtasis con la pintura, aunque sin dejar de lado la música en vivo, que estuvo presente en el live stage, en donde brillaron bandas nacionales como Kchiporros, Charly Black, Jillionaire de Major Lazer, Tropkillaz, junto a Amigos de Selassie, Amilkar y Radio Bolivia + Riffler, entre otros.

Estos acompañaron a los platos fuertes del evento, entre los cuáles se encontraban Nicky Romero, Kshmr, Alan Walker, Borgeous, Lost Frequencies, y los nacionales 2Drumashup, Cass, Guille Preda y M2M.

Sin dudas, los electrónicos no tienen de qué quejarse en este 2017, que también les trajo lo suyo.

A menos de un año de haber pisado nuestra tierra, un íntimo salmón llamado Andrés Calamaro eligió el 2017 para presentarnos un concierto diferente en un lugar diferente para él y su música: el Gran Teatro del Banco Central del Paraguay.

En este lugar se realizó el concierto denominado “Licencia para cantar”, que mostró a un Andrelo en una faceta que muchos no esperaban.

Julio resultó el mes de los argentinos, puesto que dos semanas después el emblemático ochentero Miguel Mateos, junto a ZAS, volvió a Paraguay después de varios años. Sus fans no perdieron la oportunidad de asistir a su concierto en el Centro de Convenciones del Mariscal, para sumergirse en la nostalgia de aquellos años en los cuales todos se preguntaban qué serían cuando sean grandes.

El rock alternativo y sus fanáticos fueron privilegiados con la realización del esperado festival River Sounds, que contó con la protagónica presencia de la banda norteamericana Incubus.

Los californianos brindaron un generoso show de casi dos horas, que hizo saltar al público al ritmo de canciones como “I wish you were here” y “Drive”. Del festival también participaron agrupaciones como Natiruts, Bomba Stéreo y los nacionales The Crayolas.

El nuevo esplendor del rock argentino, La Beriso, decidió este año darle a sus fanáticos paraguayos el gran regalo que tanto estaban esperando: una visita al Paraguay que ya se había visto frustrada el año anterior. Pero el 2017 hizo que la espera valiera la pena, el 9 de setiembre pasado.

El court central del Yacht y Golf Club fue el recinto que eligió la banda para encontrarse por primera vez con sus fanáticos guaraníes.

Un brasileño al que extrañábamos era Alexander Pires, quien el 30 de setiembre se presentó en el Centro de Convenciones de la Conmebol.

El sitio se llenó de fanáticos de todas las edades, quienes llegaron incluso hasta las lágrimas coreando éxitos como “Fuiste mía”, “Usted se me llevó la vida”, “Es por amor”, entre otros.

Pese a haberse alejado de los escenarios por 10 años, el brasileño mostró que el talento no es algo que se olvida.

El Club Olimpia una vez más fue la sede de un concierto de música latina, recibiendo a varios artistas en el marco del festival “Soy Latino”.

Renombrados intérpretes como el colombiano Carlos Vives, Fonseca, y Wisin trajeron una auténtica fiesta en la que los paraguayos movieron el esqueleto.

Aunque con público exquisito y no muy masivo, el rock italiano también tuvo su representación en el 2017 de la mano de Zucchero, quien se presentó el 25 de octubre.

El Gran Teatro del Banco Central del Paraguay fue el sitio elegido para albergar a los fanáticos, el pasado martes 24 de octubre.

Poco conversador aunque muy gracioso, marcó la diferencia porque pidió que en lo posible se evitara el uso de celulares durante su presentación.

Lejos de su recordada presentación en el Estadio Defensores del Chaco a finales de 2011, Il Divo volvió a Paraguay para ofrecer un show que no dejó de lado el talento, pero que a su vez, no ofreció mucho más que lo que se esperaba.

Noviembre le dio la oportunidad a los hangbangers de sacudir la cabeza en el show de uno de los big four del trash metal: Antrhax.

Con la venida de esta agrupación, se cierra el círculo, ya que era el único grupo de esta lista de artistas que faltaba por venir a nuestro país, habiendo tenido ya la posibilidad de recibir a Metallica, Megadeth, y Slayer.

Ya casi entrando al final del año, Marco Antonio Solís mostró que la historia continúa para él y su público.

El buki mayor ofreció dos conciertos, primero en Asunción, en el estadio del Club Fernando de la Mora, ante 8.000 personas, y luego en Ciudad del Este, en el Antonio Aranda del 3 de Febrero.

De esta manera, el 2017 demostró ser un año de gran nivel en cuanto a la propuesta musical para el público paraguayo, con artistas de todos los estilos y para todos los gustos.

COMENTARIOS