El coronel Oviedo no tiene quién le traiga su estatua

40
La espera. El periodista ovetense Cristian Bianciotto, frente a lo que él llama la estatua ausente.

Iba a inaugurarse el 7 de octubre de 2017, pero nunca llegó. El intendente ensayó contradictorias justificaciones. Hay un cuestionado costo de G. 300 millones, misterios, varios memes y una novelesca historia.

En la histórica rotonda del cruce de las rutas 2, 3, 7 y 8, en la ciudad de Coronel Oviedo, hay un paseo central con bancos, jardines y carteles que conducen a un coqueto pedestal con la inscripción: “Monumento al coronel Florentín Oviedo”. Solo que el pedestal está vacío y la anunciada estatua al héroe militar que le da nombre a la ciudad… no está.

 

“Es una estafa a la ciudadanía. Se habla de una inversión de G. 300 millones con la estatua del coronel Oviedo, que debía inaugurarse el 7 de octubre, en el aniversario de la ciudad, pero el monumento nunca llegó y las contradictorias excusas que da el intendente municipal, Eladio González Torres, son motivo de burla. Hasta parece un cuento de Gabriel García Márquez”, dice la conocida escritora ovetense Albys Paredes.

En las redes sociales de internet, los usuarios se divierten creando memes con las figuras más pintorescas sobre el pedestal vacío, desde el Luisón y el Pombéro, hasta el famoso Negro del WhatsApp. Los niños y jóvenes han convertido en un juego subirse al pedestal para tomarse fotos con poses de estatuas.

MISTERIO. “¿Quién pagará por la estatua de la rotonda?”, pregunta un reportaje de Oviedo Press, el medio digital local que desde hace siete meses sigue el caso de la estatua del Coronel Oviedo, como si fuera una novela política, planteando sospechas de un posible caso de corrupción en torno a las obras.

“El financiamiento de las obras se manejó con hermetismo. El intendente González negó información a la prensa y a los concejales. Recurrimos a Contrataciones Públicas para saber que se adjudicó una primera obra de ‘hermoseamiento’ por G. 98 millones a la empresa Alquimia SA y luego otra etapa, que destruyó partes de la primera, a otra empresa, por G. 85.575.000, más la estatua, que nadie sabía quién iba a pagar, por G. 120 millones. Son casi G. 300 millones invertidos en una rotonda”, relata el periodista Cristian Bianciotto, editor de Oviedo Press.

La estatua fue encargada al conocido escultor argentino Gerónimo Villalba, autor de estatuas de San Martín y Néstor Kirchner, pero hubo confusión acerca de quién iba a pagar el precio de USD 20.000, para traer el monumento desde Buenos Aires.

TUKÃ’E KAÑY. “Se estaría llegando a un acuerdo para que el pago de la estatua lo realice una embajada finalmente, eso implica cero erogaciones del Municipio ovetense”, sostuvo Rodi González, hermano del intendente y asesor cultural del mismo, el 7 de julio.

Al día siguiente, el jefe comunal lo contradijo y aseguró que el Gobierno departamental, a cargo del gobernador Mario Varela, se encargaría de pagar los USD 20.000.

El festival de equívocos siguió en torno al lugar en donde se encontraría el monumento, generando algo muy similar al folclórico juego infantil de las escondidas o tukã’e kañy.

El 24 de octubre, Oviedo Press publicó la foto de un camión de la Municipalidad, conducido por el funcionario Carlos Ruiz Díaz, que había ido hasta Buenos Aires a buscar la estatua, pero debió regresar vacío, porque aparentemente no se pagó por la obra al escultor. “El camión partió en medio de una fiesta, pero un mes después volvió sin la carga”, relata Cristian Bianciotto.

Esa misma semana, el intendente aseguró al periodista radial Juan Pastor González, en Radio América, que la estatua ya estaba en Coronel Oviedo, pero no podía mostrarla al público porque “estaba siendo pulida”.

Posteriormente, en otras declaraciones periodísticas (la mayoría de ellas están grabadas en video), aseguró que la estatua estaba detenida en la frontera con Argentina, por trámites burocráticos. Luego dijo que la estatua “tuvo que ser llevada de nuevo a Buenos Aires”, sin explicar el motivo. Y en otro momento, cuando los periodistas lo acosaron con preguntas sobre el paradero de la obra, respondió: “Me reservo el derecho a decir dónde está, para evitar suspicacias”.

POCO SERIO. “No cuestionamos la importancia de la obra, sino la falta de seriedad de nuestras autoridades y la necesidad de actuar con mayor transparencia, cuando se administra el dinero público”, sostiene Cristian Bianciotto.

Al igual que el literario Coronel de García Márquez y sus cartas, el héroe Florentín Oviedo sigue esperando quién le traiga su estatua.

Eladio: “La ansiedad me jugó en contra”
“Tengo que reconocer que la ansiedad me jugó en contra, al igual que el patriotismo que siento por mi ciudad, y por eso dije muchas cosas que no debía decir antes de que llegue la estatua”, indicó el intendente municipal de Coronel Oviedo, Eladio González Torres.
A la mañana, el jefe comunal intentó evitar la entrevista porque se encontraba “muy ocupado”. Tras una charla en la calle, nos citó para después del mediodía; pero no apareció por su oficina. En horas de la tarde se comunicó por teléfono y acudió hasta el restaurante, donde estábamos almorzando, en donde aceptó ser entrevistado con mucha gentileza.
“Hago una autocrítica, no pudimos completar a tiempo el proceso de traer la estatua, por mi falta de experiencia en realizar gestiones burocráticas internacionales, pero ya está todo encaminado y espero que muy pronto tengamos instalado el monumento”, destacó.
COSTO. González Torres confirmó que el costo de la estatua será de USD 20.000 y aseguró “a modo de primicia” que el Gobierno departamental de Caaguazú, a cargo del gobernador Mario Varela, será el que pagará por la obra.
Sobre las distintas versiones de idas y vueltas de la estatua, reconoció que es verdad que un camión de la Municipalidad fue hasta Buenos Aires y tuvo que regresar sin la carga. “Todo eso fue por mi falta de experiencia, pero estamos aprendiendo”, insistió.
Aseguró que no le molestan los muchos memes y las burlas que se hacen en internet sobre “la estatua invisible”. “Por el contrario, me encantan que hagan chistes, porque eso significa que el tema le interesa a la población”, indicó.
No quiso anunciar cuándo llegará la obra: “Ya aprendí. Recién cuando la estatua pase el peaje de Coronel Oviedo, les voy a avisar”.Las versiones del intendente
-“El monumento ya está terminado en Buenos Aires”.
-“Ya llegó, estamos esperando el momento para instalar”.
-“Está en la frontera”.
-“Ya está en Paraguay, se está puliendo”.
-“Se retuvo en la frontera por falta de gestión”.
-“Ya se liberó en la frontera, cuando cruce el peaje yo les aviso”.
-“Tuvo que regresar a Buenos Aires”.
-“Me reservo el derecho a decir dónde está para evitar suspicacias”.
Fuente: Oviedo Press

COMENTARIOS