“Trabajar desde la casa beneficia a las empresas y a los empleados”

114

Darío Lugo

dlugo@uhora.com.py

El work at home (trabajo desde el hogar) es una revolucionaria metodología que permite manejar su tiempo al empleado y producir desde el hogar, con base en un esquema de transparencia y confianza, según experta colombiana.

Reducciones de costos en servicios, salarios, espacios, además de un aprendizaje para gerenciar de otro modo los recursos humanos y utilizar nuevas herramientas tecnológicas forman parte de las innovadoras opciones a la hora de pensar en el llamado work at home o trabajo desde la casa. El concepto es el trabajo remoto para la empresa, cómo instalarlo y qué plataformas utilizar para gestionar esas acciones. A esto hace referencia Beatriz Viveros, máster en RRHH y profesora en ADEN Business School. La profesional vino de Colombia con el fin brindar una disertación para el Club de Ejecutivos. Última Hora le consultó sobre las implicancias de la tendencia que en otros países ya es pan de cada día y que podría prender en Paraguay.

–¿Cómo se implementa un esquema de trabajo desde la casa, que tenga eficiencia?

–La decisión de instalar este nuevo esquema (el trabajo remoto) es compleja, porque primeramente hay que definir las pautas, presentar los beneficios, las dificultades y cómo sobrellevar el nuevo sistema; además de las herramientas tecnológicas que nos ayudan a conseguir resultados exitosos.

–¿Cómo se combina el aspecto de los recursos humanos y la parte financiera?

–En el área financiera existen muchas ventajas para los empresarios, porque hay reducciones de costos dentro de varios servicios que debe abonar; a nivel de manejo de personal, los salarios que pueden recibir al trabajar en casa son más beneficiosos, porque muchos incluso prefieren percibir montos relativamente menores, pero manejando su tiempo desde el hogar. Las empresas pueden dejar además de preocuparse por los parqueaderos (estacionamientos).

–¿Cómo y dónde se inició el concepto de trabajo remoto?

–Hace 45 años, tratando de resolver un problema, que era la falta de combustible en EEUU en la década de 1970, dentro de los problemas que se presentarían entre la gente que iba a ir a trabajar. Era difícil pensar en ese momento la conexión entre todos los trabajadores, entonces se propuso la creación de oficinas satélites, donde las personas fuesen más cerca en bici o caminando, y esas oficinas se conectaran vía remota. La primera empresa en implementar fue una compañía de seguros.

–¿Cómo se controla a la gente y cuál es el eventual riesgo para la empresa?

–Se trata de un cambio de paradigma dentro de la cultura del aprendizaje en el gerenciamiento de los recursos humanos. Se trata de trabajar más sobre la base de la transparencia y la confianza mutua entre gerencia y mandos medios. Igual se pueden controlar los aspectos del trabajo, donde no importa cómo lo haga, sino la calidad con que se presenta un trabajo.

–¿De qué manera se mide lo que se denomina la performance?

–Primeramente hay que medirla en dinero y además mediante la opción de cambiar nuestra idea de concretar las evaluaciones de desempeño una vez al año. Actualmente, la costumbre en algunas empresas que utilizan este mecanismo y estas herramientas tecnológicas es una gestión continua del desempeño y la performance. Esto quiere decir que se necesita evaluar en todo momento y generar reportes más periódicos.

–¿Cómo se resuelve el aspecto legal, social y las relaciones obrero-patronales?

–Cuando una compañía decide implementar el trabajo remoto, es importante que le dedique un par de años a un proyecto piloto con todas sus evaluaciones. Es importante que dentro del lenguaje mismo de la empresa se establezcan con transparencia las condiciones iguales para todos, además de los contratos laborales, la reglamentación de la previsión social y la modificación de los reglamentos internos de trabajo.

–¿Con qué herramientas tecnológicas se podrán gestionar los procesos?

–Existen actualmente lo que se denominan ecosistemas online para trabajo en equipo, hay varios que son gratuitos, robustos y confiables. Uno de ellos se denomina Slack (una aplicación de mensajería para equipos de trabajo) y que puede soportar hasta 8.500 usuarios en su versión gratuita. Hay que pensar en herramientas que puedan brindar más confidencialidad de información, y que esta pueda estar en línea cuando se la precisa.

–¿Qué recomendaciones puede brindar en torno al work at home?

–Hay que aprovechar los beneficios financieros del trabajo remoto; cambiar la mentalidad de liderazgo y caminar fuera de la zona de confort. Es cierto que pueden existir algunas dudas en cuanto al trabajo remoto en las organizaciones; pero se pueden implementar prácticas y técnicas para conseguir esos beneficios. Además, existen herramientas gratuitas (además de otras con costo) que hacen más sencilla y efectiva la implementación del work at home.

–¿Cómo convencer a las empresas que aún no lo consideran, a que implementen este sistema?

–Mi principal objetivo es que las compañías lo consideren y lo tengan en cuenta. Puede que se tenga cierta objeción o que las empresas digan que no, pero lo importante es que primeramente se pueda verificar el funcionamiento y, sobre todo, a qué cargos en el esquema de trabajo se adapta la modalidad de trabajo en el hogar, y que luego saquen sus conclusiones. Esta es una tendencia que ya se instaló a nivel mundial en muchos países; en Latinoamérica –obviamente– viene más lento, pero viene. Aquí lo importante es que Paraguay pueda aprender las lecciones de otros países.

COMENTARIOS