Diferenciar entre resfrío e influenza, clave para tratamiento

110

 

El doctor Juan Carlos Sisul, alergólogo, advirtió sobre las enfermedades respiratorias que empiezan a incrementarse en el otoño e invierno y exhortó a saber diferenciar entre el resfrío común e influenza. Pidió también evitar el contagio.

Sisul conversó este viernes con radio ABC Cardinal y contó que las enfermedades respiratorias tienen como característica principal afectar la zona del aparato respiratorio, sin atacar a otros órganos, pero que también es fácil de transmitir. “Se distribuyen por una tos, un estornudo se distribuye en un aula, en un bus, o en una reunión de amigos”, manifestó el médico.

Juan Carlos Sisul, alergólogo

“(Los virus respiratorios) se distribuyen por una tos, un estornudo se distribuye en un aula, en un bus, o en una reunión de amigos”

De acuerdo al doctor, la Organización Mundial de la Salud prevé cuatro variantes del virus de la influenza para este año. Esto depende también del hemisferio en donde resida la persona. Es así que, por ejemplo, para el hemisferio sur se cuentan con unas variantes específicas que se combaten a través de las vacunas.

Las personas que más propensas a ser afectadas por las enfermedades respiratorias son aquellas que tienen entre cinco y 60 años y que tengan una enfermedad adicional, una condición como la diabetes, la hipertensión u otro tipo de dolencias. “Es importante vacunarse y conocer cuáles son los tipos de vacunas que pueden aplicarse. Lastimosamente suele tardar nomás la vacuna del Ministerio de Salud (…) para que haga efecto debe pasar tres a cuatro semanas desde la aplicación”, manifestó el Dr. Sisul.

El médico pidió también diferenciar entre el resfrío común y la influenza. “Los síntomas de la influenza están magnificados. Si el paciente es alérgico, es mucho más intenso. En esos casos hay que internar al paciente. El resfriado común se trata con reposo, antigripales comunes”, refirió.

Finalmente contó que las alergias en los niños se dan por diversos factores como la falta de una lactancia materna prolongada y la falta temprana de tratamiento de los niños. “Sin embargo, el principal desencadenante es la contaminación ambiental”, concluyó.

COMENTARIOS