Duarte Frutos vaticina una “victoria inédita” de la ANR

11

El ex presidente de la República y candi­dato al Senado por la ANR, Nicanor Duarte Frutos, anticipó una “victoria inédita” en la presidencia y también en la lista parlamentaria de su partido el 22 de este mes. Al referirse a la Senaduría, dijo que el Partido Colorado “va a meter casi cuando como en Cubas-Argaña (15 ANR-9 Unace); Lugo va a meter 5 o 6 senadores; el PLRA, por su estructura, va a llegar a 10-12 y ahí termina. Después 1 y 2 los demás y ahí termina”, expresó a radio 970AM.

Consultado acerca de si el PLRA sería relegado a un ter­cer lugar, como dicen las últimas encuestas, sostuvo que eso es improbable. “No creo que el PLRA se mueva del segundo lugar”, aseguró. Seguidamente explicó que “las encuestas son muy difíciles (los resultados) cuando se trata de listas cor­porativas (diputados, senado­res). Cuando se trata de can­didaturas unipersonales, las encuestas siempre se aproxi­man”, señaló.

Duarte Frutos expresó, en ese sentido, que no habría nove­dades en cuanto a la segunda fuerza política, debido a que los postulantes a la Cámara Alta, afines al candidato opo­sitor Efraín Alegre, son parte de “una sarta de movimientos de membrete, de barrio, que finalmente va a golpear muy fuerte la posibilidad de que la oposición tenga una buena can­tidad de senadores”.

Con respecto a las acusaciones vertidas de parte de los inte­grantes de la alianza Ganar en contra de los candidatos colorados, el ex jefe de Estado manifestó que son propios del momento y provienen de un grupo sin argumento y que no tiene nada que ofrecer a la gente. “La oposición no tiene argumento, la oposición no tiene nada que mostrar; la alianza no fue una experiencia positiva en el país, terminó mal. Entonces, como no tiene argu­mento, la oposición recurre a la tergiversación de la histo­ria. Cuando se carece de argu­mento se recurre al insulto, al agravio”, afirmó.

Al referirse a Mario Abdo Bení­tez, aspirante al sillón presi­dencial por la ANR, afirmó que el mismo “llega a la candida­tura de la Presidencia forjando su liderazgo en la democracia, sometiéndose al escrutinio de la soberanía nacional. Prefirió el camino de las luchas electo­rales… y no el camino de los acomodos, de los pactos con los grandes poderes fácticos”. ­

COMENTARIOS