Netflix estrena la serie Amo, sobre la guerra contra las drogas en Filipinas

15

 

 

En emisión. La primera temporada de Amo, dirigida por el filipino Brillante Mendoza, cuenta con 13 capítulos.

 

A Pablo Escobar le llevó décadas inspirar una serie en Netflix. El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, lo ha logrado tras apenas dos años en el poder gracias a su implacable “guerra contra las drogas”, que ha dejado más de 7.000 muertos.

 

Pobreza, narcotráfico, asesinatos y corrupción policial son los ingredientes de Amo, una producción filipina que sigue la estela de Narcos y El Chapo al retratar a pie de calle la sangrienta campaña del Castigador, tal como se lo conoce a Duterte por su mano dura contra el crimen.

“Como cineasta y como filipino, me siento obligado a contar esta historia”, explica a Efe el director Brillante Mendoza, artífice de la nueva serie, cuya primera temporada de 13 capítulos vio la luz esta semana en gran parte del mundo, incluida Latinoamérica.

En la serie filipina todos los personajes son de ficción, la diferencia con sus hermanas mayores basadas en México y Colombia es que Amo ignora por completo los tejemanejes en altos despachos políticos y solo muestra contadas apariciones televisivas del presidente.

Así, se echan en falta las famosas amenazas de Duterte a toxicómanos y traficantes como “Hitler masacró a tres millones de judíos. Aquí hay tres millones de drogadictos y me gustaría matarlos” u “Olvidad los derechos humanos. Largaos u os mataré”.

“Espero que la gente la vea y decida por sí misma. Sin importar el punto de vista que adopte cada uno, siempre quedará espacio para el debate”, sentenció.

COMENTARIOS