MUNDO | Colombia se juega en las presidenciales del domingo la continuidad de la paz

49

Por ANSA/AFP

Colombia se juega la consolidación de la paz en las polarizadas elecciones presidenciales del domingo, y con dos candidatos favoritos que representan los extremos del espectro político: Iván Duque, conservador, y Gustavo Petro, izquierdista.

BOGOTÁ. Como hace cuatro años, aunque en circunstancias distintas, la paz vuelve a ser el eje central de la elección presidencial,esta vez por el temor a que su consolidación se lleve o no acabo, por cuenta de quien será el nuevo huésped de la Casa de Nariño (sede de Gobierno).

La corrupción, la desaceleración económica, la salud y el repunte del narco, que castiga las fronteras con Venezuela y Ecuador, inquietan a los colombianos.

Ninguna encuesta anticipa una definición en primera vuelta y si no fallan, habrá que esperar hasta el 17 de junio para conocer al futuro gobernante de este país de 49 millones de habitantes, aliado de Estados Unidos y mayor exportador mundial de cocaína.

“Está en juego el perder una oportunidad histórica, una más de todas las que arruinamos, para un país que ha estado en guerra durante 200 años, y ha tenido pocos momentos de tranquilidad, y eso no nos he permitido atender nuestro problemas”, dijo Fernando Giraldo, catedrático de la Universidad del Norte de Barranquilla.

Una opinión compartida por el también profesor Yann Basset,director del Observatorio de Procesos Electorales de la Universidad del Rosario, para quien la “evidencia” de lo que está en juego “es el porvenir del proceso de paz y sobre todo de su implementación”, que podría quedar en manos de “alternativas políticas muy opuestas”.

Los dos candidatos favoritos, según las encuestas, son el conservador Iván Duque, del partido Centro Democrático, fundado alrededor de la figura e ideas del expresidente Alvaro Uribe, abierto contradictor del acuerdo de paz con las FARC.

Y el izquierdista Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá delmovimiento Colombia Humana, promotor del SI durante elplebiscito de paz, que reveló la fragmentación política del paísy su posterior polarización.

Aunque Duque no ha sido radical, como algunos integrantes desu partido que han pedido hace “ trizas ” los acuerdos, ha advertido de cambios profundos al pacto de pacificación, en particular con el acceso de exguerrilleros acusado de delitos al Legislativo y en promover que el narcotráfico no sea considerado delito conexo al político.

Mientras que Petro es partidario de mantener los acuerdos como están y ha propuesto cambios estructurales en el modelo político y económico del país, por ser el elemento que ha fomentado el descontento social y el surgimiento de las guerrillas.

El mismo fue integrante de un grupo rebelde, el desaparecido y amnistiado M-19 (Movimiento 19 de abril).

“Son los extremos del espectro político y por lo tanto lo queestá en juego es muy grande, porque son dos rumbos distintos para el país ” , afirmó Basset, en diálogo con ANSA.

Las posiciones radicales de los favoritos en los sondeos de opinión, han llevado a sectores sociales, intelectuales,artistas y científicos locales a manifestarse en favor de la candidatura de Sergio Fajardo, del Partido Verde, tercero en las encuestas.

Fajardo, un matemático, exalcalde de Medellín y ex gobernadorde Antioquia, sugiere “pasar la página” de la guerra y encauzarel país hacia el desarrollo basado en la educación.

Por esa postura neutral y moderada, Fajardo es visto como uncandidato “débil , una muestra más del nivel de confrontación política que ha alcanzado el país, que parece reclamar medidas extremas para males que no son necesariamente los que más agobian: la corrupción, la falta de justicia y la criminalidad.

Fuente: ABC Color

COMENTARIOS