Falta de tiempo y miedo a inyecciones, algunas excusas de la gente para no vacunarse

42

La Dra. Sonia Arza, titular de Programa Ampliado de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, reveló los resultados de una encuesta estructurada, que se llevó adelante en territorio de una de las cuatro redes dependientes de la Región Sanitaria de Capital, aplicada a los padres y madres de familia sus hogares, a fin de conocer la satisfacción de éstos hacia la vacunación.

Según los datos colectados de 278 padres y madres consultados (el 95% eran madres), 267 entregaron datos de su nivel de educación. De este grupo, 126 personas no terminaron la primaria, 6 sí lo hicieron, 46 culminaron la secundaria y 89 son universitarios.

El total de los encuestados, (278 personas), que viven en el área urbana, respondió conocer las vacunas y saber en dónde pueden ir a vacunarse ellos y los suyos; dijeron tener un celular con conexión a Internet, y que conocían los servicios de salud cercanos a sus casas.

Unas 50 de estas personas dijeron no conocer qué vacunas debían solicitar para que les apliquen a sus hijos y que tampoco sabían contra qué enfermedad se cubrirían. De éstas, 46 dijeron que el personal de salud sí les explicó para qué servía la vacuna o contra qué sería. Otras 4 dijeron que nadie les dijo y que tampoco preguntaron. Las restantes 228 personas dijeron saber qué vacunas, ya que está escrito por edad en la libreta de salud de sus hijos, y que ahí también decía contra qué enfermedades son. Cuatro personas dijeron que las vacunas no sirven para nada, pero que les aplicaban a sus hijos para evitar problemas. Las 274 restantes dijeron que las vacunas sirven y que salvan vidas.

Al momento de preguntarles por qué no van a los vacunatorios regularmente, 100 personas dijeron asistir regularmente a los vacunatorios y 178 personas restantes expresaron una serie de respuestas, entre ellas:

• “No tengo tiempo”.

• “Queda lejos”.

• “Por miedo a las inyecciones”.

• “Asisto cuando hay campañas”.

• “Prefiero que el doctor me diga”.

• “A mi vecino le pusieron y le dejó en cama varios días”.

• “Evito lo máximo los químicos en mi cuerpo”.

• “Escuchaba que a la gente le hacía mal y tenía miedo”.

•  “Porque el Estado les recarga a las instituciones educativas la responsabilidad de los padres”.

• “No pasa por acá nunca y no se enferma luego como para llevarle a vacunarse”.

• “Porque suele dar malestar a la gente”.

“Si bien se trata de un análisis de datos preliminares, atendiendo a que se desarrollaron encuestas en las 4 redes de Capital, la tendencia es igual”, comentó la Dra.  Arza, al tiempo de mencionar que esta pesquisa se convierte en aval importante para replantear estrategias.

“No obstante, es importante resaltar que ya venimos desarrollando muchas estrategias, flexibilizando la llegada de las vacunas a la población. Existen más de 4.500 vacunatorios en todo el país, y tenemos convenios con diferentes instituciones gubernamentales y no gubernamentales, no solo concienciando hacia la vacunación sino que enseñando que, con los esquemas completos, el impacto reditúa positivamente en la salud individual y colectiva”, señaló.

Enfatizó en la importancia de que la población tome mayor conciencia del cuidado de su propia salud. “Como Ministerio de Salud, a través del Programa de Inmunizaciones, nos ocupamos de que las dosis lleguen a la población objetivo, pero si la población coadyuva asistiendo a los vacunatorios, aprovechando estrategias, consultando, disipando sus dudas, las metas serán más prontamente cumplidas, en el entendimiento claro de que la vacunación es un derecho, pero también es una obligación nuestra aprovecharla en tiempo y forma”, concluyó la profesional.

COMENTARIOS