MUNDO | Alemania frustró ataque terrorista islámico que involucraba poderosa arma biológica

97

Un tunecino de 29 años fue detenido en posesión de ricina, una toxina letal regulada por diferentes organismos y que es 6.000 veces más letal que el cianuro. Si bien no se ha comprobado su pertenencia a un grupo extremista, habría aprendido a extraer el veneno mediante instructivos del ISIS publicados en internet.

La policía alemana frustró una trama del terrorismo islámico para llevar a cabo un ataque con ricino, una de las sustancias tóxicas más letales del mundo que hasta el momento no se había asociado al extremismo de este tipo, según informó este jueves la fiscalía del país europeo.

Un tunecino de 29 años identificado como Sief Allah H., que fue detenido el miércoles, empezó a mediados de mayo a adquirir a través de internet materiales como las semillas necesarias para crear ricino, según dijo la fiscalía federal de Karlsruhe, aunque no parecía tener “un plan concreto de ataque”.

Este mes logró producir la toxina, que los investigadores encontraron en un registro en su apartamento de Colonia, señaló el comunicado oficial.

“Consiguió 1.000 semillas de ricino en internet, así como un molinillo electrónico”, añadió el texto. La parte exterior de la semilla de esta planta es muy venenosa y puede utilizarse para extraer la sustancia tóxica.

Aún se está investigando cómo pretendía utilizar la toxina, aunque según las autoridades trabajaba en un ataque con “un arma biológica” en Alemania.

La fiscalía dijo no tener pruebas por el momento que relacionaran al detenido con ninguna organización extremista, aunque investiga sus vínculos con el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés).

Las autoridades no hicieron comentarios sobre un reporte del diario Bild sobre que el espionaje estadounidense había alertado a los investigadores alemanes, que se encuentran en alerta desde que en diciembre de 2016 un terrorista atacara el mercado navideño de Berlín provocando 12 muertes.

El periódico escribió que el detenido vivía en el barrio de Chorweiler, en Colonia, con su esposa y sus cuatro hijos. Supuestamente siguió instrucciones para fabricar una bomba de ricino que había subido a internet el ISIS, una de las primeras veces que se tenga registro de la preparación de esta toxina en el contexto del terrorismo islámico.

La ricina, también conocida como castor, es una de las toxinas más potentes del mundo, 6.000 veces más poderosa que el cianuro y su extracción es relativamente sencilla.

Actúa inhibiendo la producción de proteínas y causa la muerte después de varios días por falla total de los órganos. No existe un antídoto.

Por su enorme letalidad está incluida en la lista del denominado Grupo Australia, que desde 1985 control las exportaciones de sustancias biológicas potencialmente utilizables como armas, como los virus, las bacterias y las toxinas, y en la Convención sobre Armas Biológicas, entrada en vigencia en 1975.

Se ha utilizado como método de asesinato y el caso más recordado es el del disidente búlgaro Georgi Markov, al que agentes de la KGB le dispararon en la pierna con un “paraguas” cargado con una pequeñísima esfera contaminada con ricina en plena calle de Londres, donde se encontraba exiliado.

Infobae

COMENTARIOS