ASMR: el negocio de subir videos con sonidos suaves a YouTube

56

Estos videos buscan crear un ambiente sonoro que provoque cosquilleos en quien lo escucha.

Olivia Kissper crea videos que provocan escalofríos. Susurrando, golpeteando sus uñas sobre distintos objetos, arrugando bolsas de papel e incluso comiendo frente a la cámara, resultando extraño y, a veces, hasta un poco siniestro.

Pese a lo último, son extraordinariamente exitosos. Los videos que publicó en los últimos cinco años atraen regularmente más de un millón de visitas en su canal de YouTube, que cuenta con más de 294.000 subscriptores.

Quienes los ven esperan experimentar una sensación placentera conocida como Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma, o ASMR, por sus siglas en inglés, que es esa sensación de hormigueo que puede formarse en el cuero cabelludo y trasladarse al cuerpo en respuesta a ciertos estímulos.

Por lo general lo videos duran entre 25 minutos y una hora. Muestran a una persona realizando una serie de tareas que van desde acariciar objetos hasta cepillarse el pelo, con el objetivo de producir lo que muchos llaman un “masaje cerebral” o un “estremecimiento” que provoca una intensa sensación de calma.

Años atrás, susurrar ante cámaras no era precisamente un logro profesional, sin embargo, este estilo de videos no solo se ha convertido ahora en un fenómeno social, sino también en una forma de ganar dinero.

Lo que comenzó como un contenido de nicho está en camino a convertirse en un gran negocio, ahora que las marcas y la industria del marketing están tratando de aprovechar esta nueva tendencia.

Fuente: BBC

COMENTARIOS