Diputado Quintana, a 24 horas de la rebeldía

69

Ulises Quintana había pedido a sus colegas el 12 de setiembre que le retiraran sus fueros para someterse a la justicia y demostrar su inocente. Pero hasta ahora tiene paradero desconocido. Si mañana no se presenta ante el juez, será declarado en rebeldía.

Han pasado ocho días desde que el diputado colorado abdista Ulises Quintana dijera: “Vengo a ponerme a disposición de la ciudadanía y los colegas para que sepan que siempre he trabajado honestamente”.

Quintana hizo esta declaraciones en la sesión del pasado 12 de octubre en la cual pidió que le retiraran sus fueros, pues estaba imputado por tráfico de drogas en carácter de cómplice, tráfico de influencias, asociación criminal, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, en el marco del megaoperativo de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) en el que se logró capturar a Reinaldo Cabaña, alias Cucho, presunto narcotraficante del Este del país.

Durante la sesión Quintana cuestionó al Ministerio Público por imputarlo por narcotráfico, pues, con ello, necesariamente el legislador deberá ir a prisión preventiva mientras dure el proceso en su contra.

 

Una vez desaforado, al día siguiente (13 de setiembre), el juez penal de Garantías, Rubén Ayala, emitió la orden de captura de diputado colorado, quien decidió ocultarse de la Policía Nacional. El magistrado además había establecido como fecha para su audiencia de imposición de medidas este viernes 21, a las 8:00.

Con ello, Ulises Quintana tiene hasta mañana viernes para presentarse ante el magistrado. De lo contrario, será declarado en rebeldía.

 

El abogado Álvaro Arias recibió el pedido para defender a Quintana. Si acepta, el legislador se presentaría a la primera hora del viernes ante el juez Ayala.

El megaoperativo de la Senad, denominado “Berilo”, hasta ahora dio con la detención de más de 30 personas, entre ellas el propio Cucho y ocho policías, además de droga, dinero en efectivo, mansiones y vehículos de lujo.

 

 

 

COMENTARIOS