Trinidense a octavos

122

 

Olimpia cayó en la Copa Paraguay. Tras igualar 1-1 en tiempo normal ante el Sportivo Trinidense, el equipo auriazul logró la hazaña en los penales donde ganó 4-2, Jorge Arias y Ramón Coronel no anotaron en la tanda de penales en el franjeado.

El decano se presentaba por segunda vez en la Copa Paraguay, tras dejar afuera al 24 de Setiembre de Areguá, esta vez el rival era el Sportivo Trinidense, equipo que en la última fecha se salvó del descenso en la Intermedia.

Olimpia desde el inicio fue superior a su rival, que por momentos, con mucho entusiasmo trato de inquietar a Azcona y a la defensa franjeada conformada por Julio César Cáceres y el colombiano Arias.

Le costó al decano llegar a marcar la diferencia que mostraba en el terreno de juego en el arco del rival. Julián Benítez fue el que estuvo más cerca de anotar pero Jang sacó cuando el arquero ya estaba vencido. Después se vino una llegada de peligro para Trinidense con un gran remate de Blas Irala que Azcona sacó al córner.

A los 35 minutos se vino el grito de gol para los decanos. Julián Benítez, de gran partido, tomó el balón por la izquierda, hizo la diagonal y sacó el remate que se desvío levemente en un defensor y se metió en el arco de Trinidense.

Los auriazules salieron un poco más en la segunda etapa pero no podía anotar el gol del empate. Olimpia volvía a contar con las mejores chances para poder ampliar la ventaja que tenía en el marcador. Azcona apareció a los 63 minutos para tapar en dos ocasiones consecutivas un remate de Salinas, que era el más peligroso de su equipo.

El decano no podía marcar el gol que le dé tranquilidad para manejar el partido en los últimos minutos de juego. A los 83 minutos se vino la sorpresa con el empate de Trinidense. Fue tras un tiro libre de Vladimir Marín desde la derecha, el balón llegó al segundo palo y Blas Irala aprovechó el desconcierto de Azcona para empatar el juego.

Ya estaba en el campo de juego William Mendieta y Daniel Garnero recurrió a Roque Santa Cruz en los últimos minutos para intentar anotar el segundo. El gol no llegó y el partido fue a los penales.

El equipo de Santísima Trinidad fue más efectivo en los penales y aprovechó las atajadas de Arístides Florentín para pasar a los octavos de final de la Copa Paraguay.

COMENTARIOS