Ruta 13: camino del rollotráfico

143

YHÚ. Pobladores denunciaron que la ruta 13 Yhú-Caaguazú se ha convertido en un tramo del rollotráfico y que las autoridades ambientales no realizan los controles pertinentes. Los camiones circulan a cualquier hora del día sin ser molestados por nadie.

El 29 de agosto de 2013 el Congreso Nacional aprobó la extensión de la “Ley N° 2524, de deforestación cero” hasta el 31 de diciembre de 2018 en la Región Oriental. La mencionada ley establece en su Artículo 2° que “a partir de la fecha de promulgación de la presente ley, y por un período inicial de dos años, se prohíbe en la Región Oriental, realizar actividades de transformación o conversión de superficies con cobertura de bosques, a superficies destinadas al aprovechamiento agropecuario en cualquiera de sus modalidades; o a superficies destinadas a asentamientos humanos”.

Como así también en una parte de su artículo Nº 3 expresa que “queda prohibida la emisión de permisos; licencias, autorizaciones y/o cualquier otra modalidad de documento jurídicamente válido, que ampare la transformación o conversión de superficies con cobertura de bosques nativos”.

Sin embargo, pese a estar en vigencia dicha normativa a diario se ven camiones repletos de rollos circulando por la ruta 13, sin que sean molestados por las autoridades ambientales de Caaguazú.

Al respecto, el encargado regional del Instituto Forestal Nacional (Infona) Cristino Benítez indicó que no todos los camiones que transportan rollos pueden ser considerados tráfico, puesto que la mayoría cuentan con los permisos correspondientes.

Explicó que los propietarios de bosques que quieran realizar la comercialización de rollos deben primeramente informar al Infona para que especialistas vayan hasta el lugar para hacer los estudios de aprovechamiento de los árboles.

Dijo que “si hay árboles que ya tienen los diámetros necesarios se concede el permiso a través de guías específicas para la tala y se deja los que aún no son aptos para su comercialización”. Mencionó que de esta manera se hace un aprovechamiento racional sin afectar al medio ambiente.

Por otra parte, la fiscala Marta Leiva mencionó que una tala controlada no puede ser considerada deforestación, porque se hace un estudio minucioso de los árboles que están en el bosque. Aseguró que en la zona denunciada existe muchísimos propietarios de bosques que tienen aprovechamiento controlado de los rollos y que es normal que se vean camiones con rollos en la zona.

En cuanto a la mencionada Ley de la Deforestación Cero, Marta Leiva explicó que la normativa prohíbe la deforestación masiva de árboles que haga desaparecer los bosques para posterior cultivo, ganadería u otra situación similar.

Dijo que en la actualidad hay dos condenados por tráfico de rollo en la zona de Yhú, uno es Venancio Casco y el otro es Claudelino Colcherete, ambos tienen 3 años de cárcel.

Hay también 11 imputados por deforestación en Campo Morombí,  quienes están con prisión preventiva, y un procesado también por deforestación en las tierras de los Núñez.

Por último, aseguró que la tala indiscriminada y tráfico de rollo tienen una expectativa de pena de 3 a 8 años de cárcel.

COMENTARIOS