Políticas públicas para indígenas en vez del asistencialismo, proponen

30

 

La función del Instituto Nacional del Indígena (INDI) no pasa por el asistencialismo, sino que debe de volver a su función, la de un “ente rector” de las políticas públicas a aplicar a los pueblos originarios de Paraguay, dijo Tina Alvarenga, asesora de la institución.

En entrevista a Paraguay TV, Alvarenga, estudiosa de la problemática de esos pueblos, insistió en que el INDI ha terminado realizando funciones que corresponden a instituciones como el Ministerio de Salud Pública o el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

“Se le ha sacado de su propia misión institucional, se le ha desenfocado de su misión, se le da funciones que no tiene que ver, el INDI no tiene por qué estar pagando estudios y medicamentos, para eso está el Ministerio de Salud, no está para repartir kits, no debe dar subsidio a estudiantes, eso lo debería de dar el MEC”, abundó Alvarenga.

Según la experta, ello es uno de los causantes de la crisis del INDI, la cual debe de ser resuelta “en un proceso gradual para desterrar viejas prácticas de asistencialismo”.

“Vienen y piden (al INDI), siempre se les dio, olvidándose realmente que lo importante que esa institución es ser el ente rector de las políticas indígenas”, recalcó.

En ese sentido, Alvarenga señaló que la nueva administración del INDI se halla articulando “las acciones, presupuestos que llegue a los pueblos indígenas, de una forma mucho más sostenida, más coordinada y articulada entre todas las instituciones”.

Al respecto, se refirió a instituciones tales “como Agricultura, Ambiente, Desarrollo Social, Niñez y Adolescencia que tienen sus propias direcciones de atención a pueblos indígenas”

Alvarenga recordó que se trata de una tarea compleja teniendo en cuenta que el INDI arrastra problemas de larga data, sin que ninguno de sus presidentes haya finalizado los cinco años de gestión, y en un contexto de exclusión de los indígenas por parte del Estado.

“Estamos hablando de una institución pequeña pero compleja, con la ausencia del propio estado paraguayo durante siglos, no estamos hablando de diez o veinte años, sino de siglos que viene arrastrando, de exclusión de los pueblos indígenas, como un etnocidio silencioso de parte del estado”, dijo.

A ello se añade la precariedad del instituto, con bajos salarios, un edificio que “se cae a pedazos” y un presupuesto muy por debajo del necesario.

Así, Alvarenga explicó que el INDI se maneja actualmente con un presupuesto de 62.000 millones de guaraníes (10,5 millones de dólares), tras un recorte de más de 20.000 millones (3,3 millones de dólares).

Como comparativo, Alvarenga puso el ejemplo de la gobernación del Alto Paraná, con un presupuesto de 116.000 millones de guaraníes (19,6 millones de dólares).

La población indígena de Paraguay asciende a unas 120.000 personas, el 76 % de las cuales vive en situación de pobreza extrema debido sobre todo a la expropiación de sus tierras.

COMENTARIOS