Salud alerta sobre riesgos de beber mate muy caliente

535

El ministerio de Salud advirtió sobre los peligros que trae al cuerpo consumir mate muy caliente. La ingesta de bebidas calientes no debe sobrepasar la capacidad de tolerancia de cada persona o puede causar, incluso, cáncer de colon.

Tomar mate en un punto máximo de hervor puede causar graves daños al sistema digestivo y perjudicar las papilas gustativas alojadas en la lengua, informó el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social este lunes.

La cartera sanitaria sugiere que para beber mate, café, té u otro líquido no es necesario que el agua se caliente hasta llegar al hervor o ebullición, fase que se produce cuando se llega a una temperatura por encima de los 100°C.

El consumo frecuente de líquidos calientes va dañando progresivamente las células del tejido que cubren el sistema digestivo superior.

El agua muy caliente también puede dañar las papilas gustativas, el tejido de la base de la lengua, la faringe y el esófago, sobre todo, la unión esófago gástrica, zona que con el daño puede desencadenar cáncer de colon.

El 40% de los casos positivos de este cáncer está asociado a la ingesta de líquidos a temperaturas muy altas, y la enfermedad solo se manifiesta cuando ya está bastante avanzada.

Otra de las consecuencias de consumir bebidas muy calientes es la disfunción del esófago, que se traduce con dolor retroesternal, más conocido como dolor en la boca del estómago. Cuando aparece este síntoma hay que investigar si se trata de una lesión esofágica o gástrica, preinfarto o úlcera.

El paciente debe consultar con un médico si presenta dificultad para tragar o deglutir los alimentos y líquidos (disfagia). Este síntoma se da cuando existe una disminución del calibre del esófago o de la faringe, o en la zona de transición esófago gástrica. Puede observarse una disfagia superior, en la garganta, o inferior, en el área de transición.

También es alarmante si se tiene tos por más de siete días y no es a consecuencia de una enfermedad respiratoria, ya que puede producirse por irritación de la epiglotis.

Esta región suele dañarse por ingerir agua muy caliente, como consecuencia de una gastritis o por inflamación de la parte interna del esófago, que produce regurgitación de los alimentos. Este reflujo permanente puede dañar la epiglotis, la faringe y el esófago.

COMENTARIOS