Mario Abdo responde a productores que denunciaron entrega de abono aguado

168

El presidente Mario Abdo Benítez admitió la fragilidad y crisis moral de los controles en puestos fronterizos contra el contrabando, pero aseguró estar jugado para conseguir la formalización de Paraguay.

Mario Abdo Benítez salió de su agenda este miércoles, ya que, según sus propias palabras, pidió saludar a productores de tomates que llegaron hasta Asunción para mantener una reunión en el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

El mandatario ratificó su compromiso de lucha contra el contrabando, pero también aseguró que esto es parte de una “cultura arraigada en el Paraguay por años”.

Al respecto, reconoció que hay una “fragilidad en nuestro sistema de control, una crisis moral por parte de nuestros sistemas de controles en los puestos fronterizos”.

 

Sostuvo que cambiar esta «cultura» forma parte de un proceso de años. Así mismo, ratificó su compromiso en la erradicación de este flagelo “que lastima y destruye a la producción nacional”, según informó el periodista de Última Hora Roberto Santander.

 

Insistió en que su Gobierno da señales, como la presentación de una ley para endurecer penas por contrabando y en la lucha contra el lavado de dinero. Recordó que fue el propio Poder Ejecutivo el que lideró la investigación en el Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave) que derivó en la destitución e imputación tanto del ex director, general Ramón Benítez, como de otros funcionarios por un esquema de coimas.

COMENTARIOS