Crianza positiva: Buscan erradicar violencia

75

Tras posicionarse como uno de los nueve países pioneros en la implementación de acciones para poner fin a la violencia contra la niñez, ahora Paraguay suma un nuevo desafío: cumplir la meta antes del 2030. Para ello, está en marcha la campaña “Relleno de amor”, que busca erradicar la violencia de las pautas de crianza.

“Relleno de amor” se llama la campaña lanzada por el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia (MINNA), el Fondo Cristiano Canadiense para la Niñez (CCFC) y Aldeas Infantiles SOS Paraguay, con el apoyo de la Alianza Global (Global Partnership) con el objeto de fortalecer las acciones en pro de la erradicación de la violencia hacia los niños, niñas y adolescentes.

El objetivo es impulsar las acciones necesarias para llegar a la meta propuesta por el Objetivo 16.2 de la Agenda 2030, que consiste en eliminar todas las formas de violencia contra los niños. Para ello, es necesario trabajar más que nunca en la prevención, de manera a concienciar a la sociedad de que la violencia no debe ser parte de la educación.

Paraguay, país pionero

En la presentación, Jorge Méndez recordó la intensa campaña realizada en forma articulada con distintas organizaciones para lograr la inclusión de manera visible y particular, la erradicación de la violencia contra los niños en el objetivo del milenio, lo cual se logró en el año 2015.

“Todo eso llevó a que Paraguay sea considerado uno de los 9 países pioneros de la iniciativa alianza global para la erradicación de la violencia contra la niñez, que fue establecida en ese entonces el 2015, a partir de la aprobación de las ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenibles). Ahí surge la iniciativa y una de sus estrategias es identificar países que puedan ser capaces de mostrar que el logro de este objetivo puede ser en ritmo acelerado y no esperar el 2030. Esa es la razón de ser de por qué Paraguay es país pionero y el compromiso muy fuerte que asumió la nación paraguaya”, resaltó.

Generar conciencia

“Esto es lo que se pretende con el plan País Pionero, que incluye varias actividades, varias acciones, y principalmente lo que se establece en el plan es con relación a la prevención, porque los hechos ya ocurridos y que son muchos en nuestro país, de alguna manera, tienen la atención correspondiente, pero nosotros visualizamos como país por su característica, que nuestro rol principal es entender desde la prevención de la violencia. Entonces, con la generación de conciencia generalizada de la sociedad vamos al encuentro de una salida importante a este flagelo que tenemos”, agregó, a su vez, Olegario Olmedo.

Estado debe priorizar a la niñez

Olmedo valoró los esfuerzos económicos de las distintas organizaciones en pro de las actividades realizadas y abogó por un apoyo más fuerte del Estado en la materia.

“Es mucho lo que se necesita siempre para avanzar en esto y consideramos también como algo fundamental para la proyección en nuestro país en esta instancia de desarrollo que se pueda pretender. Está el desafío hecho, los recursos no alcanzan para todos, se entiende también, pero esperemos que alguna vez fuertemente en el país se instale la priorización a favor de este tema de la Niñez”, acotó.

“Los golpes no educan, lastiman”

La ministra de la Niñez y la Adolescencia, Teresa Martínez, destacó que los datos estadísticos sobre hechos de violencia hacia los niños arrojan números alarmantes y que concienciación del problema es el primer paso para cambiar esta realidad.

Explicó que la campaña “Relleno de Amor” busca instalar el buen trato hacia los niños y adolescentes desnaturalizando la violencia y protegiendo a todos y complementa la anterior, “Todos somos responsables”, enfocada a la erradicación del abuso infantil.

“Las estadísticas son muy crueles en nuestro país, respecto a cuántos niños y niñas son abusados sexualmente, es una de las peores formas de abuso sexual, y llegamos a números casi increíbles; si a eso le sumamos el maltrato infantil, que es la violencia física, el abuso también es una de las peores formas de maltrato, pero estos números nos indican que algo está mal en nuestro proceso de crianza”, resaltó.

“Los golpes no educan, lastiman. Estamos trabajando para borrar los rastros de violencia rellenando de mucho amor al osito (símbolo de la campaña). Amor, ternura es lo que nuestros niños necesitan para desarrollarse adecuadamente, sin eso no lo vamos a lograr”, indicó.

El Objetivo 16.2

“Poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia contra los niños”, es la gran meta del objetivo 16.2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles establecidos en la Agenda 2030, aprobada hace cuatro años (septiembre de 2015) por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Ejes estratégicos

Hogar y familia sin violencia; instituciones de protección seguras y sin violencia; comunidad sin violencia y protectora de la niñez y adolescencia; Estado paraguayo sin violencia contra niños, niñas y adolescentes; articulación con instancias regionales e internacionales.

Fuente: ABC Color

COMENTARIOS