“Milagrosamente no había nadie en la carrocería”, dice gerente de estancia

95

El gerente del establecimiento ganadero San Luis de Horqueta, Osvaldo Almada, contó que estuvieron a punto de viajar con otros trabajadores en la parte de atrás de la camioneta que explotó con una bomba colocada en un camino interno de la estancia. La carrocería salió despedida por los aires, pero felizmente cambiaron de opinión antes de partir, contó en ABC Cardinal.

“Nosotros estábamos recorriendo el campo como lo hacemos (…) y sentimos de repente un impacto en la camioneta que nos eleva, como una nave, unos cinco metros más o menos, sentimos que flotamos. Se quiebran los vidrios, entra polvo en la camioneta y caemos después”, relató esta mañana el gerente de San Luis A.G.S.A., Osvaldo Almada, en contacto con ABC Cardinal. “Escuchamos un sonido de explosión”, remarcó.

Fue uno de los cuatro ocupantes de la camioneta afectada por la explosión de una bomba en un camino interno del establecimiento ganadero y que habría sido colocada por uno grupos criminales que operan en la zona, como la Agrupación Campesina Armada (ACA). Almada iba manejando y los otros tres ocupantes resultaron ilesos.

“Yo les digo ahí a los que estaban conmigo si estaban bien. Les pregunto (…) si no estaban lastimados y les pregunté contra qué chocamos. No me había dado cuenta yo que realmente tuvimos otro tipo de incidente”, agregó.

Escuchar entrevista:

Se presume que la bomba pudo haber sido accionada por una de las ruedas de la camioneta.

“Fue tan de sorpresa que no atiné a pensar que fue un evento como eso, una explosión. Yo pensé que fue algo contra lo que chocamos, o que explotó una cubierta, pero evidentemente no era eso, por la magnitud del polvo y de lo que se golpeó la camioneta”.

El gerente de la hacienda indicó que fue un milagro que nadie estuviera en la carrocería, parte de la camioneta que salió volando tras la explosión.

“Incluso yo mismo me suelo subir en la camioneta ahí atrás para mirar un poco con mejor amplitud el terreno. Y en esa mañana, casualmente, nosotros íbamos a salir (entre) seis; las seis personas íbamos a salir en la misma camioneta. Como yo veía que eran dos colegas míos también que iban a estar ahí en la camioneta atrás, yo les dije -milagrosamente, obviamente no era nuestro día- le dije yo: ‘Bájense, lleven su vehículo y síganme, porque vamos a parar a cada rato’”.

Indicó que los otros trabajadores, que lo seguían en otro vehículo, vieron cómo la camioneta se elevó tras la explosión. “Se salvaron también ahí, porque la carrocería, junto a la tapa de la carrocería, salió desprendida hacia el lugar donde ellos estaban. Por suerte, ellos estaban más o menos a 50, 100 metros de distancia y les cayó enfrente la tapa de la carrocería, o si no se les caía en medio del capó”.

El ataque se registro el viernes último.

Fuente: ABC Color

COMENTARIOS