Cambios que se producen en el cuerpo con el paso de los años

121

La masa muscular disminuye y la grasa corporal aumenta. Si se mantiene una vida sedentaria, las probabilidades de aumentar de peso se acrecientan, así como el riesgo de llegar al grado de obesidad.
La buena noticia es que el exceso de peso puede prevenirse con hábitos saludables.

Con el correr de los años, la composición del cuerpo cambia gradualmente: la proporción de la masa muscular disminuye, mientras que la grasa corporal aumenta. Este cambio reduce el ritmo del metabolismo y facilita el incremento de peso.

Otro factor condicionante para el exceso de peso es el sedentarismo. Algunas personas, al envejecer, se vuelven menos activas, lo que aumenta el riesgo para el incremento de peso, llegando en ocasiones al grado de obesidad.

La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial, que comienza durante la niñez y adolescencia. Como causas influyentes se destacan: factores genéticos, biológicos, de comportamiento y culturales. Es considerada como la enfermedad del siglo XXI, por las dimensiones adquiridas a lo largo de las últimas décadas y por el impacto sobre la morbimortalidad, la calidad de vida y el gasto sanitario.

Según datos proporcionados por la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles, del Ministerio de Salud, en Paraguay, 6 de cada 10 adultos presenta algún grado de sobrepeso u obesidad, y 1 de cada 3 niños en edad escolar registra esta condición.

Para evitar el exceso de peso. Profesionales de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles recomiendan poner en práctica hábitos saludables que se adapten a cada persona y que sean sostenibles en el tiempo, iniciando con una alimentación saludable:

• Consumir 5 porciones de frutas y hortalizas de diferentes colores.

• Preferir el consumo de cereales integrales (panificados, fideo, arroz, avena) y reducir los alimentos refinados.

• Volver a la comida hecha en casa, utilizando condimentos como orégano, laurel, romero, nuez moscada en las comidas para así disminuir la sal agregada.

• Organizar las comidas para la semana, haciendo una lista de súper para así evitar sobresaltos a la hora de comer y poder elegir opciones más saludables.

• Limitar el exceso de azúcares, alimentos ultraprocesados, bebidas azucaradas, productos de pastelería y bebidas alcohólicas.

• Realizar cualquier tipo de actividad física “movimiento” 60 minutos diarios, que pueden ir acumulándose a lo largo del día.

COMENTARIOS