Cuidados que deben tener los pacientes renales al consumir bebidas azucaradas y tereré

209

Los pacientes renales deben tener en cuenta los consumos máximos y mínimos de ingesta de líquidos y evitar episodios de descompensación en días calurosos.El Departamento de Nefrología de Clínicas tiene habilitado el sistema de teleconsulta.

En temporadas de altas temperaturas es importante mantener la hidratación corporal y en el caso de las personas con enfermedades renales, el consumo de líquidos debe ser controlado y al estar al cuidado aquella que tienen antecedentes familiares renales o que presentan disposición de afección.

 

La Doctora Carolina Vázquez, especialista del Departamento de Nefrología Adultos del Hospital de Clínicas, afirmó que en la época de máximo calor es importante mantener la hidratación y en el caso de los pacientes renales se puede dividir en dos grupos: como pacientes en diálisis y los que no están en diálisis y ambas condiciones exigen un cuidado a medida en el momento de consumir líquidos.

La nefróloga manifestó que el consumo mínimo de los pacientes renales que no reciben tratamiento de diálisis, debe ser de 2,5 a 3 litros diarios de agua, no bebidas azucaras ni tereré, para poder mantener una correcta hidratación a nivel del cuerpo.

En tanto, en el caso de los pacientes que sí están en diálisis es lo contrario; su consumo debe ser absolutamente controlado puesto que el exceso puede desencadenar una sobrecarga de líquido en los pacientes.

“Es normal que en temporadas de clima veraniego, los pacientes quieran consumir mayor cantidad de líquido; pero ellos deben tener en cuenta, ya sea pacientes en diálisis o no, que se deben a un cuidado en este aspecto, para evitar descompensaciones; en el caso puntual de los que se realizan diálisis, su consumo debe estar medido a la cantidad de orina diaria, no más; así también es fundamental tener en cuenta que el líquido que hidrata el cuerpo es el agua, no jugos ni gaseosas, como tampoco el tereré; que normalmente acostumbra una mezcla de remedios yuyos, que también pueden causar daño a aquellas personas con predisposición renal”, explicó.

Uno de los indicios principales de predisposición a contraer una enfermedad renal es la hipertensión, la conocida enfermedad silenciosa, que actúa en muchas personas que se consideran sanas.

También los edemas, que es la hinchazón a nivel de los miembros inferiores de forma ascendente; la orina espumosa, el color oscuro, todas estas manifestaciones deben llamar la atención, puesto que pueden estar alertando de una posible pérdida de proteínas y eso es un signo de afectación a nivel renal.

“Hemos visto a personas que llegan con picos hipertensivos, sobre todo en esta época de calor; y que en la evaluación afirman no haber padecido episodios de presión alta, ni otros malestares asociados; es entonces cuando recomendamos a las personas de 35 a 40 años, mantener un control de su presión arterial, de por lo menos una vez al mes; y en el caso de los hipertensos, con más periodicidad”, apuntó.

Teleconsultas

El Departamento de Nefrología de Adultos del Hospital de Clínicas atiende a los pacientes a través de la teleconsulta para que los pacientes fichados en el servicio no pierdan sus controles y el seguimiento de sus tratamientos médicos.

“Decidimos implementar este sistema de trabajo, ya que hemos tenido varios casos de pacientes que debido a la pandemia y por las restricciones sanitarias, abandonaron sus tratamientos por no poder acudir a sus controles y retirar sus medicamentos; y la medicación crónica es algo que el paciente no debe abandonar, porque esa falta puede deteriorar su estado; por lo que a través de las teleconsultas estamos tratando de paliar esa necesidad”

El número habilitado para pacientes fichados es el 0986267967 de 8:00 a 13:00 horas y la atención de Urgencias las 24 horas.

COMENTARIOS