Docente de Caaguazú denuncia supuesta estafa por parte de una aparente empresa fantasma

164

Daisy Villa Alta González, docente de Caaguazú, hizo una denuncia acerca de una supuesta estafa por parte de una empresa, aparentemente fantasma. Además, la misma refirió que su caso fue resuelto entre el Juzgado y la Fiscalía sin su presencia.

 

La profesora explicó que realizó una compra a crédito de una empresa asuncena. De acuerdo al contrato, la empresa debía descontarle un monto de su salario por 15 meses. Sin embargo, al llegar el tiempo establecido, la docente se percató que se seguía descontando el dinero. Dijo que eso le llamó la atención y viajó hasta Asunción para averiguar lo sucedido. Para su sorpresa, los funcionarios de la empresa le informaron que recién están empezando a descontando el monto establecido debido a que tenía un embargo judicial.

La misma averiguó qué empresa era la que le estaba descontando. Se percató que era un ente con quien “nunca tuve un contrato”.

Realizó la denuncia correspondiente ante la Fiscalía, con la fiscala Teresa Sosa. Luego del 2017 se realizó un peritaje de su firma en el Laboratorio Forense constatándose que no era su firma. Además, se comprobó que la empresa no existe.

“Todo bien hasta ahí. Yo crecidísima de que la justicia me iba a ayudar porque en aquel entonces la fiscala me dijo a mí ‘no hace falta que vos pongas ningún abogado porque la Fiscalía va a ser tu abogado, nosotros estamos para defenderle a la víctima’, y yo como toda docente del interior, ingenua, feliz y contenta Porque la fiscalía me iba a defender”, dijo.

La misma contó que viajó en varias oportunidades a Asunción, en compañía de sus colegas que también fueron víctimas de la misma empresa, para las diligencias correspondientes. Después se realizó la primera audiencia donde se iba a hacer la primera instancia, sin embargo no fueron notificadas por la fiscala del caso ella y sus compañeras y se resolvió el caso entre la Fiscalía y el Juzgado, indicó. Posteriormente se enteraron de que el juez resolvió absolver a los supuestos dueños de la empresa porque aparecieron dos supuestos testigos quienes afirmaron que las docentes firmaron el contrato con la casa comercial.

La decisión fue apelada y pasaron a segunda instancia. El juicio preliminar fue fijado para 24 de febrero. Como si fuera poco, la mujer contó que supuestamente la asistente de la fiscala Teresa Sosa le dijo que no asista a la audiencia porque “ya es un caso perdido”.

Dijo que son aproximadamente 7.000 docentes en la misma situación, es decir, estafados en la misma modalidad.

“La mayoría de los docentes somos sumisos y a la mayoría le dejan con saldo cero y no tienen para ir a protestar y después no tienen tampoco el conocimiento de cómo se tienen que defender o le informan ‘acá ya terminó este caso’ y ya se quedan callados”, refirió.

La misma dijo que en esta oportunidad asistirá a la preliminar acompañada de un abogado.

COMENTARIOS