MUNDO | Brasil apoya flexibilizar los acuerdos comerciales de los socios del Mercosur

109

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, reiteró este martes su apoyo a una total flexibilización de la norma que impide a los socios del Mercosur negociar acuerdos comerciales con otros países en forma individual.

Según dijo el canciller en rueda de prensa, hay ya conversaciones avanzadas con Argentina, Uruguay y Paraguay, los otros tres miembros del bloque, para flexibilizar la llamada Decisión 32/2000, adoptada hace poco más de dos décadas y según la cual todo acuerdo comercial del Mercosur debe ser negociado en forma conjunta.

La intención de esa revisión, que daría libertad a cada uno de los socios para avanzar en tratados con otros países o bloques, “es acelerar los procesos”, pues los miembros del Mercosur “tienen velocidades diferentes” en algunas negociaciones, explicó.

Según fuentes diplomáticas, la flexibilización del Mercosur puede ser tratada incluso a fines de este mes, en una cumbre presidencial que se prepara en ocasión de los 30 años de la fundación del bloque, aunque el canciller brasileño no terminó de confirmarlo.

“Esa flexibilización nos permitiría negociar mucho más rápido”, subrayó Araújo, quien citó que, en el caso de Brasil, eso pudiera repercutir en negociaciones que el bloque tiene en curso con Japón, India, Vietnam, Indonesia, Corea del Sur y otros países, entre los que incluyó también a Estados Unidos.

Respecto al último caso, negó que el Brasil del ultraderechista Jair Bolsonaro se haya “alineado ideológicamente” con el Gobierno del expresidente Donald Trump y afirmó que las negociaciones para mejorar la relación comercial bilateral serán mantenidas durante la Presidencia de Joe Biden.

“Ya estamos trabajando con la nueva administración”, subrayó.

Araújo explicó que esas conversaciones con Estados Unidos “para un acuerdo comercial más amplio” están avanzadas, aunque aún no se han “materializado”, e incluyen también asuntos relativos al medio ambiente, que Biden ha puesto entre sus principales intereses.

En ese marco, el ministro insistió en que, a pesar de las duras críticas de muchos Gobiernos, entre ellos europeos, a las políticas impulsadas por Bolsonaro para promover las actividades productivas en la Amazonía, Brasil “sigue siendo uno de los países con la matriz energética más limpia” y mantiene su “compromiso medioambiental”.

En relación a las preocupaciones que esas críticas generaron en torno al acuerdo comercial pactado entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), que algunos países europeos amenazan con no ratificar por las políticas medioambientales de Brasil, reiteró su disposición a continuar las conversaciones para aclarar esos asuntos.

“Dentro del propio acuerdo negociado hay una reiteración de los compromisos ambientales”, que “se consolidan todavía más”, dijo el canciller, quien subrayó que Brasil también “está abierto a tener una mayor cooperación” con la UE en esa materia y a discutir algún tipo de “compromiso adicional” en esa área.

 

COMENTARIOS