30 años de la Constitución Nacional: «Necesitamos un electorado libre y que vote mejor»

88
Los diputados electos para el periodo 2018-2023 son cuestionados por la ciudadanía. Foto: @DiputadosPy

A 30 años de la vigencia de la Constitución Nacional, el ex convencional constituyente Hugo Estigarribia destacó el equilibró de poder entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, que se estableció gracias a la Carta Magna. Sin embargo, lamentó que el Parlamento haya «abusado del poder», por lo que consideró necesario que el electorado vote mejor a sus representantes.

En comunicación con Monumental 1080 AM, Hugo Estigarribia, ex convencional constituyente, evaluó los pros y contras que ha tenido la Constitución Nacional (CN), al cumplirse tres décadas de su creación.

«Lo mejor que tiene nuestra Constitución es haber cortado la reelección presidencial indefinida y haberle sacado poder al Poder Ejecutivo para equilibrar el poder con el Poder Legislativo. Lo malo es que ese Poder Legislativo no ha estado a la altura de las circunstancias y haber abusado del poder que le dio la Constitución», reflexionó.

Resaltó que la Constitución permitió los derechos, las garantías ciudadanas y libertades plenas para la prensa y ciudadanía, así como brindó un periodo absoluto de democracia.

«Si bien (la democracia) es de baja calidad porque los actores políticos y el factor humano han fracasado también es altamente positiva para la patria», rescató al tiempo de mencionar que se dio un cambio total de rumbo al país con dicha Carta Magna.

El constitucionalista señaló que el talón de Aquiles de la democracia es el Poder Judicial. «¿Por qué? Porque el abuso del Poder Legislativo y de la clase política se transfirió al Consejo de la Magistratura (CM), al Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM). Se politizaron las designaciones de representantes de abogados, de representantes de universidades y esto ha destruido el Poder Judicial y a la vez eso incrementa la impunidad, incrementa la corrupción que supura por todos los poros y eso daña gravemente la democracia», cuestionó.

Explicó que en 1992 los convencionales constituyentes buscaban acabar con el autoritarismo y sacar poder al presidente dictador Alfredo Stroessner. Pero que a partir de 1993, al darse mayor poder al Legislativo «se armaron camarillas para poder repartirse espacios de poder en el Poder Judicial».

«La CN, un cerrojo a la democracia»

Destacó que en principio se conformó una Corte Suprema de Justicia muy honorable así como Consejo de la Magistratura, pero que posteriormente se fue degenerando.

Sostuvo que el Congreso Nacional no cumple correctamente su función y en vez de eso «se tergiversaron las designaciones, no se enjuiciaron adecuadamente a los magistrados y se seleccionaron mal a los ministros de la Corte, etc.».

Por otra parte, resaltó que la CN es un cerrojo para garantizar la democracia y que muestra de ello es que «que lo intentaron el ex presidente Nicanor Duarte Frutos, lo intentó Fernando Lugo vía enmienda y con fuerza ya Horacio Cartes, con un asesinato, el de Rodrigo Quintana y los hechos del Congreso, no pudieron torcer la Constitución Nacional».

Recordó que también intentaron jurar ex presidentes, que tienen que ser senador vitalicio como senador activo y el Senado frenó.

«Efectivamente la Constitución sirvió como un cerrojo a la democracia. Es como un cofre cerrado con llave, que luego se tira al mar, la democracia nuestra está cerrada, pero la democracia nuestra que está en el fondo del mar se deteriora también por la corrupción», advirtió.

¿Qué falta para que la Constitución sea un instrumento pleno?

Estigarribia explicó que para que la Constitución Nacional se convierta en un instrumento de desarrollo pleno lo primero es que «el electorado vote mejor a sus representantes del Poder Legislativo, que a su vez designen mejores representantes en el JEM, el CM, mejores ministros de la Corte».

Al respecto enfatizó que «necesitamos un electorado libre», ya que la clase política «fidelizó a la ciudadanía a través de cargos en las gobernaciones, en la Administración Central y las binacionales».

Dijo que es una realidad la existencia de votos cautivos, conocidos votos duros en las elecciones y que la única forma de hacer frente a esto es con un cambio real por parte de las nuevas generaciones de electores y que la ciudadanía se involucre.

En ese sentido, lamentó el bajo acceso de materia cívica a la ciudadanía. «No se estudia la ley suprema y no se conoce la CN. Así como los partidos políticos tampoco enseñan a sus afiliados», señaló.

Asimismo, comentó que la CN debe reglamentarse, sobre todo subrayó la necesidad de una ley de descentralización que permita a las personas del interior hacer sus trámites, tener salud, educación pública sin tener que venir hasta Asunción.

Otro factor que cree impostergable es que a pesar de las negociaciones que se den para llegar a los cargos, los magistrados deben tener en primer lugar el compromiso con la patria.

«Esta clase política haría una reforma desastrosa para la CN»

Con relación a la intención de algunos sectores políticos de realizar una reforma a la Constitución Nacional, Estigarribia puntualizó que la actual Constitución no favorece a un modelo autoritario, pero sí fue permeado por la mala política.

Adelantó que dejar la reforma en manos de la clase política que está sectorizada al empresariado, a la corrupción, al narcotráfico, al crimen organizado y al lavado de dinero, pondría en peligro la democracia paraguaya.

«Primero hay que cambiar la clase política. Esta clase política haría una reforma desastrosa para la Constitución Nacional», indicó.

COMENTARIOS