La emotiva carta al último 10 de Cerro Porteño

107
Julio Dos Santos, emblema de Cerro Porteño. Foto: Prensa Club Cerro Porteño

Julio Dos Santos se retiró oficialmente del fútbol profesional dejando marcas históricas en el club de sus amores, Cerro porteño. Un hincha, con el corazón en sus manos, le dedicó una emotiva carta.

Julio Dos Santos comunicó este jueves que decidió poner fin a su carrera como jugador profesional de fútbol. El histórico «10» de Cerro Porteño cierra hoy así 20 años de carrera deportiva con grandes marcas en el Ciclón de Barrio Obrero.

Un hincha, con el corazón en sus manos, identificado como Fer Mendoza en las redes sociales le dedicó una emotiva carta a uno de los hombres más fieles a la camiseta azulgrana.

El Negro siguió los pasos de su padre en la Capital del Sentimiento, en donde también hizo carrera, aunque en líneas más defensivas y sin hacer tanta historia como su progenitor.

Dos Santos siguió la tradición familiar, pero alzó la vara bien alta al dejar una marca indeleble en el club de sus amores pasando por todas las categorías inferiores, siendo pasapelotas, capitán, batiendo datos que lo convirtieron en un recordman.

El fanático resaltó estos aspectos, pero se quedó con la fidelidad que demostró a lo largo de su historia que comenzó oficialmente en el 2001 y que se extendió hasta este jueves 29 de septiembre.

“En un mundo tan cambiante, donde todas las decisiones que tomemos pueden tener un sustento lógico si elegimos con qué cristal mirarlo, vos te mantuviste firme en una, porque creciste con eso en el corazón, maduraste con eso en la mente y construiste una carrera con eso como estandarte, la decisión de ser fiel a estos colores, a este escudo y a esta hinchada”, aseguró en parte del texto.

Julio Dos Santos, de 39 años de edad, se va con el récord de ser el segundo máximo artillero de Cerro Porteño, el jugador con más títulos en la historia de Cerro Porteño, el futbolista que más partidos disputó con la camiseta azulgrana y el que más goles hizo en el estadio General Pablo Rojas.

COMENTARIOS