Escándalo vial en Caaguazú: Agente Municipal de Tránsito causa accidente y se da a la fuga

334
Momento del accidente donde igualmente se visualiza que la menor se encuentra en el asiento del acompañante, trasgrediendo la Ley de transito. | Imagen difumada de la menor.

Un hecho escandaloso sacude las calles de Caaguazú este miércoles santo, cuando un Agente de la Policía Municipal de Tránsito protagonizo un accidente vial y, en lugar de asumir su responsabilidad, optó por darse la fuga de manera prepotente.

Este comportamiento deja al descubierto la conducta irresponsable de un agente de la Policía Municipal de Tránsito. El miércoles santo, alrededor de las 20:40 horas, en la intersección de la Avenida Pedro Juan Caballero y Emilio Oleary, un incidente lamentable reveló la falta de profesionalismo y ética de un funcionario público que presta funciones en la Municipalidad de Caaguazú.

El agente municipal de tránsito en cuestión, identificado como Víctor Colman Penayo, de 31 años de edad, se vio implicado en el accidente. En lugar de afrontar las consecuencias de sus acciones, optó por una respuesta indignante y vergonzosa: «búscame si me encontrás», manifestó con prepotencia antes de huir rápidamente de la escena del accidente.

Afortunadamente, la rápida intervención de un efectivo policial presente en el lugar permitió detener al infractor y brindar asistencia a la víctima. Esta actuación refleja la importancia de contar con presencia policial activa en las calles, salvaguardando la seguridad de los ciudadanos y garantizando que los responsables de infracciones de transito rindan cuentas por sus acciones.

El comportamiento del agente municipal de transito Víctor Colman es aún más reprochable considerando su rol como servidor público encargado de hacer cumplir las normas de tránsito. En lugar de ser un ejemplo de responsabilidad y respeto hacia las leyes, su actuar irresponsable y prepotente mancha la reputación de la institución que representa.

El informe detalla cómo la víctima, quien capturó el incidente en video como evidencia, describe la maniobra indebida del agente Colman, quien intentó desvirtuar los hechos para encubrir su negligencia. Sin embargo, el material audiovisual demuestra claramente su culpabilidad y su posterior abandono del lugar del accidente sin ofrecer ayuda ni asumir la responsabilidad por los daños ocasionados.

Los vehículos involucrados en el accidente, Toyota modelo Runx de color blanco con placa mercosur AAKS 027 que era conducido por Eugenia Delvalle (33) y el otro vehículo involucrado es un Toyota modelo Plaz de color azul, con placa Paraguay BKK 216 conducido por Víctor Colman, el primero sufrió daños materiales como consecuencia del roce provocado por la conducta imprudente del agente Víctor Colman.

Este incidente, evidencia la urgencia de revisar exhaustivamente los protocolos de selección y capacitación de los agentes municipales de tránsito, para evitar que personas como Víctor Colman Penayo representen a una institución que busca velar por la seguridad y el bienestar de los ciudadanos.

De igual modo, plantea una pregunta incómoda: ¿qué tipo de agentes municipales cuenta la Municipalidad de Caaguazú que avala la conducta de individuos que manchan la imagen de una institución destinada a mantener el orden en el tránsito?

Las autoridades pertinentes deben tomar medidas contundentes para asegurar que casos como este no queden impunes y para restaurar la confianza de la ciudadanía en las instituciones encargadas de preservar la seguridad en las vías públicas.

Circulación de carril

Es fundamental recordar que al circular en el tránsito y prepararse para girar a la derecha, es imprescindible mantenerse en el carril derecho de la vía. Mantener esta regla básica no solo garantiza una circulación fluida y segura, sino que también contribuye a prevenir posibles accidentes y conflictos con otros conductores. Por lo tanto, es responsabilidad de todos los usuarios de la vía respetar esta norma para mantener la seguridad y el orden en el tráfico.

En cuanto a menores dentro del vehículo (Ley N° 5016/14)

Es esencial recordar que, de acuerdo con las normativas de tránsito, los menores no pueden viajar en el asiento delantero de un vehículo, especialmente cuando el conductor es un agente municipal de tránsito, quien debería ser un ejemplo de cumplimiento de las reglas viales. Al no ubicar a la niña en el asiento trasero, el agente está infringiendo gravemente las normas de seguridad vial. Esta acción no solo pone en riesgo la integridad del menor, sino que también socava la credibilidad y autoridad del agente, quien debería velar por el cumplimiento de las leyes de tránsito en todo momento.

COMENTARIOS