Prevención en un mes crítico

114

El director de Hospitales Especializados del Ministerio de Salud, Carlos Morínigo, señaló que con la llegada de diciembre se activa la alarma de prevención en nosocomios, con el refuerzo de guardias y la difusión de campañas de prevención de accidentes.

En coincidencia con la celebración del Día del Médico, este domingo 3 de diciembre, el director de Hospitales Especializados, Carlos Morínigo, quien está a cargo del Hospital de Traumas, del Cáncer, del Ineram y del Centro del Quemado, entre otros, recordó que a partir de la festividad de la Virgen de Caacupé comienza también el mes más crítico del año en cuanto a ocurrencia de accidentes, tanto de tránsito como los que tienen que ver con pirotécnia y bombas de estruendo.

Es por este motivo que, informó el médico, se están fortaleciendo las áreas de trabajo en cuanto al refuerzo de guardias y la mayor difusión de información para crear conciencia en el marco de una fuerte campaña de prevención sobre accidentes de tránsito y con pirotecnia.

ALENTADOR DESCENSO

Por fortuna, mencionó el director, se ha registrado un descenso del 50% en cuanto a niños heridos por artefactos explosivos durante las fiestas. Es por esto que aspiran a que en la Navidad de 2017 se pueda alcanzar un 80% de disminución.

El funcionario recordó que cuando hay niños con lesiones por pirotecnia, los responsables absolutos son los padres. Incluso, mencionó que el Ministerio Público está colaborando muy de cerca con la cartera sanitaria. Los padres de los niños que sufran accidentes con petardos serán imputados por violación del deber de cuidado y exposición al peligro.

A NO OLVIDAR CONSEJOS DE TRÁNSITO

En cuanto a los siempre frecuentes accidentes de tránsito, Morínigo apuntó que se prepara una fuerte campaña de difusión en los medios de comunicación, así como también en folletos que se encontrarán en los hospitales. En esta campaña se recordarán consejos como el uso del casco y del cinturón de seguridad, la tolerancia cero en cuanto al consumo de alcohol al conducir y otras prácticas que, aunque puedan parecer reiterativas, son muy necesarias para menguar la cifra de heridos y muertos en las fiestas que se aproximan.

COMENTARIOS