No te expongas al sol

101

Llegó la época estival y nunca está de más recordar algunos consejos para no exponer nuestra salud a riesgos excesivos que nos lleven a una insolación, quemaduras o afecciones de la piel.

El sol, protagonista por excelencia del verano, es muy necesario para la salud, pero se debe evitar exponerse a altas temperatura sin una protección adecuada para no terminar con un cuadro de insolación, quemaduras o deshidratación.

La dermatóloga Romy Giardina recomienda para los días de intenso calor, evitar una exposición directa al sol desde las 10:30 hasta las 18:30. En general, deberíamos evitar “tomar sol” y limitar la exposición al momento en que se está dentro del agua o haciendo deporte.

“Se debe evitar estar al sol de manera directa, pero si no se puede se debe usar protector solar adecuado para cada tipo de piel”, dijo la profesional. Agregó que no es recomendable en ningún caso, pese a tener protector solar, exponer al sol a los bebés.

La especialista recomienda permanecer a la sombra, donde también nos llega la luz solar pero de forma indirecta, por lo tanto, con menor intensidad. Sin embargo, eso no significa que no nos produzca quemaduras. “La resolana también nos quema, por eso en el verano se aconseja siempre tener un protector solar, pese a estar bajo la sombra”, dijo la doctora Giardina.

Y si no podemos evitar salir al sol porque vamos de paseo con la familia, a practicar algún tipo de deporte o a piletear con los amigos, se debe usar protector solar adecuadamente. Esto implica aplicarlo de forma abundante, media hora antes de la exposición solar, y renovarlo cada 2 o 3 horas si se está muy expuesto.

“Las personas trigueñas puede usar un protector solar con factor 30, pero para las personas rubias o muy blancas se recomienda usar uno con factor 50. Si se está en la pileta o se suda mucho, se debe aplicar el protector cada dos o tres horas”, enfatizó la dermatóloga.

Tampoco debemos olvidar colocarnos protector solar en las orejas, un sitio frecuente de aparición de cáncer cutáneo. A los que tienen baja densidad capilar o son calvos, se les recomienda usar sombrero o gorra para proteger la cabeza.

En la elección de la ropa, tener en cuenta que no todas las telas son impermeables a los rayos solares. En general, también evitar los colores claros. “Ahora ya hay ropas con protección UV principalmente para los niños. También debemos protegernos la cabeza, usar sombreros o gorros y así evitar insolación”, manifestó la doctora.

También se recomienda usar lentes de sol porque los rayos UV favorecen la aparición de cataratas en el cristalino del ojo. En esta época del año aparecen los casos de conjuntivitis.

La dermatóloga fue categórica en decir no a las duchas o camas solares, por que está comprobado que generan rayos ultravioleta que favorecen el cáncer en la piel.

Por otro lado, para reponer la pérdida de líquido producida por el intenso calor y así evitar la deshidratación, Giardina aconseja tomar agua frescca cada 15 ó 20 minutos, como mínimo. De esta forma, se previene la aparición de malestares como dolor de cabeza, mareos, náuseas o calambres.

DESHIDRATACIÓN

La deshidratación, otro de los inconvenientes que se generan debido a la exposición prolongada al sol, es un cuadro bastante frecuente en esta época del año, debido a las altas temperaturas. Los niños y los ancianos son los grupos más vulnerables ante esta afección porque, en algunos casos, no quieren salir de la pileta o de los cauces hídricos y aguantan mucho tiempo sin tomar agua.

Los síntomas de la deshidratación son: sed intensa, pérdida de apetito, malestar, fatiga, debilidad y dolores de cabeza. Además, se presenta boca seca y pegajosa, poca orina, hormigueo en extremidades, somnolencia y náuseas.

Entretanto, en cuadros muy severos se presenta fiebre, alta frecuencia cardíaca y respiración, mareos, dificultad para hablar y respirar, confusión mental, debilidad muscular y labios azulados.

DEPORTES

Si vas a caminar o a hacer deporte en este verano, es preferible evitar hacerlo entre las 10:00 y 17:00, horario en que el sol está mucho más fuerte. Si no se puede evitar el deporte, se recomienda realizar la rutina temprano por la mañana o al atardecer. También se insta a consumir agua fresca, jugos naturales y mucha fruta para estar bien hidratados.

“Para la práctica de deportes también debemos tener cuidado y ponernos bloqueadores solares. En todo caso también se debe realizar actividad física fuera del horario de mucho calor”, apuntó la profesional.

Se aconseja, además, no someter a caminatas en ese horario a los niños, adultos mayores, embarazadas, hipertensos, personas con sobrepeso u obesidad y cardíacos, porque con el calor pueden empeorar las dolencias.

Fuente: ABC Color

COMENTARIOS