Víctimas de violencia sexual deben recibir atención inmediata en servicios de salud

1048

Los casos de abuso sexual cuentan con un protocolo de atención en los servicios de salud públicos y son tres los pasos que contempla: examen médico y atención psicológica, provisión de antirretrovirales para prevenir infecciones y anticoncepción de emergencia.

Durante la pandemia, los casos de violencia y abuso pueden aumentar en el seno familiar y existe un protocolo de atención a víctimas de violencia que se debe cumplir en los servicios sanitarios.

Son tres los pasos que se siguen ante un hecho de violencia sexual : Acudir de inmediato al servicio de salud, para prevenir infecciones de transmisión sexual como el VIH y la posibilidad de un embarazo.

En lo posible, no ducharse ni cambiarse de ropa tras la agresión, a fin de realizar la toma de muestras oportunas para el estudio, que servirá para enjuiciar al culpable.

Además de atención médica, recibir contención psicológica y acompañamiento para superar el trauma en los establecimientos de salud, los cuales cuentan con un Protocolo de atención a víctimas de violencia.

Se insta a realizar la consulta médica inmediatamente al hecho y bajo ningún motivo debe postergarse.

En el servicio de salud, la víctima sexual recibe: Examen médico y contención psicológica para conocer su condición de salud y recibir el tratamiento que precisa, según el caso.

También recibe contención psicológica y acompañamiento por parte del personal especializado para que supere la etapa traumática.

Se le provee medicación antirretroviral para impedir la adquisición de infecciones de transmisión sexual como el VIH, con esto se busca reducir la probabilidad de contagio.

Otro procedimiento que está incluido en el protocolo de asistencia a víctimas de agresión sexual se la prescripción de pastilla anticonceptiva de emergencia.

Esta debe consumirse dentro de las primeras horas del hecho. Con esta medida, se puede impedir el desarrollo de un embarazo no deseado.

Ante sospechas de abuso en casos en los que no se registra aparente daño físico, pueden ser identificados con ayuda del personal de psicología y es por esto que se debe acudir al servicio de salud más cercano para que la víctima reciba asistencia médica y acompañamiento psicológico.

Los números al que se puede llamar ante un hecho de violencia son las líneas 147 Fono Ayuda para infancia y adolescencia y el 137 para casos de violencia contra la mujer.

COMENTARIOS